Inicio General 5 opciones duraderas para el suelo de la cocina

5 opciones duraderas para el suelo de la cocina

5 opciones duraderas para el suelo de la cocina

Se sabe que el suelo de la cocina es donde mas tráfico hay y donde más se puede desgastar por el uso diario que se le da. Es habitual que el suelo de la cocina hayan derrames y goteos, que se caigan las cosas al suelo y que la presión de los pies desgaste esta zona del hogar. El suelo de la cocina que escojas deberá ser lo suficientemente resistente como para poder aguantar todo esto y que además siga viéndose perfecto.

No todos los materiales para los suelos son adecuados para la cocina. Tienes que pensar en los materiales que durarán más, que su mantenimiento sea sencillo y sobre todo, que tu bolsillo tampoco se vea gravemente perjudicado. Equilibrar esto no es fácil porque también debes pensar en la comodidad que necesitas para tomar la decisión correcta. A continuación vamos a darte algunos consejos sobre materiales que irán bien para el suelo de tu cocina.

suelo de cocina

1. Madera dura

Quizá pienses que la madera no es buena opción para el suelo de tu cocina, pero en realidad es un material duradero y que no tiene limitaciones aunque ésta zona del hogar sea susceptible a la humedad. Actualmente estos suelos con los selladores y los acabados en poliuretano hacen que sean la opción perfecta para tu cocina.

Cualquier suelo de madera dura, ya sea en tablones de madera maciza o suelos de madera con chapa de madera dura, pueden ser más susceptibles a problemas de humedad que otros tipos de materiales, pero con un buen mantenimiento no tiene que ser así. Aunque habrán manchas inevitables en el suelo de madera, hay personas que prefieren este aspecto de madera usada en sus suelos para darle personalidad.

2. Bambú como opción para el suelo de la cocina

El bambú tiene una apariencia similar a la madera pero es más duro que ésta. Su proceso de fabricación la hace más resistente a la humedad y al daño que puede ocasionar el agua. Por eso, esta opción es cada vez más popular para los suelos de la cocina.

Pero no es todo tan bonito, el inconveniente que tiene este material es que es algo más caro que la madera dura. También es más difícil repintarlo porque no tiene una dirección natural. Y cuando quieras renovarlo necesitarás la ayuda de un profesional para poder instalarlo.

suelo de cocina

3. Baldosas de cerámica para el suelo de la cocina

Las baldosas de cerámica es un material hecho de arcilla natural que tiene forma, esmaltado y que realiza con calor. Es un material de suelo muy duradero y duro, además es impermeable al agua y a las manchas. Las baldosas de cerámica, incluida la porcelana son resistentes al calor y a la rotura en condiciones normales.

También están disponibles en numerosos colores, patrones naturales falsos, así como tamaños, formas e incluso mosaicos, lo que le brinda una gran cantidad de opciones de diseño. Pero como todo, también tiene inconvenientes. Puede ser un material algo frío para andar descalzo aunque con un sistema de calefacción radiante instalado debajo de las baldosas no tiene que ser un problema. Hay quienes piensan que es un material muy duro, pero se puede solventar añadiendo alfombras al suelo.

4. Hormigón en en suelo de la cocina

El hormigón puede ser una opción económica y duradera para el suelo de tu cocina. Estas losas pueden colocarse debajo de los revestimientos de los suelos existentes. Se pueden pulir, señor o tratar de varias maneras para que sea un suelo elegante y atractivo para la cocina. Este estilo de suelo son ideales para cocinar de un estilo moderno.

Sus inconvenientes es que también se sienten fríos y duros. También su aspecto no gusta a todo el mundo y si algún día quieres vender tu hogar, puede que esto sea un problema para los posibles compradores.

suelo de cocina

5. Azulejo de piedra natural

El azulejo de piedra natural es duro como una roca. La piedra natural en realidad es roca, por lo que es una solución de suelos duradera para la cocina. Las opciones de suelos de piedra natural incluyen mármol, granito, pizarra, piedra caliza, travertino y arenisca. La piedra natural hace que el suelo de tu cocina se sienta lujoso.

El inconveniente de este material es que es poroso y por tanto, es susceptible a la penetración del agua y las manchas de líquido, un problema muy común en las cocinas. En cambio, si se aplica un sellador de piedra de calidad puede crear una capa invisible de protección sobre la piedra, evitando este tipo de problemas. Aunque para que esto funcione, el sellador debe aplicarse de manera regular.

Los diferentes tipos de piedra tendrán diferentes propiedades en cuanto a dureza, resistencia al rayado y a su durabilidad con el paso del tiempo.  La pizarra y el granito, si se sellan y mantienen correctamente, pueden durar fácilmente décadas. El travertino y la arenisca son más propensos a desgastarse con el tiempo, pero aún pueden durar muchos años. El mármol, especialmente el mármol pulido , será el más rápido en degradarse con arañazos y manchas.