Las claves de empapelar paredes y conseguir resultados sorprendentes

empapelar paredes
Fuente

Una de las tendencias que está cogiendo fuerza y que cada vez se ve más entre los decoradores, es la de empapelar paredes, es decir, utilizar papel en una de las paredes, o incluso en todas ellas, para obtener un resultado muy diferente a si estuviera pintada.

De hecho, hoy queremos hablarte de esta tendencia porque, si estás pensando en renovar las paredes de tu hogar, puede ser una buena opción a plantearte ya que, siempre que elijas un papel atemporal, podrá estar contigo muchos años.

Las claves del empapelado de paredes

Hace muchos años, el empapelar paredes estaba de moda. Antes, se hacía en todas las paredes, con lo que todas ellas tenían el mismo diseño, como si se hubieran pintado, pero sin hacerse así.

Sin embargo, ahora la cosa ha cambiado y podemos ver que la tendencia ahora a la hora de empapelar paredes es usarla solo en una pared de las cuatro que compongan la habitación. De esta forma, se busca centrar la atención en ese punto, pero sin que se recargue demasiado el ambiente.

Al decorar solo una pared, se consigue que las otras se mimeticen incluso, pero han de combinarse bien los colores. Por ejemplo en tonalidades de colores.

Aquí te dejamos las claves que debes conocer para empapelar paredes.

1. Elegir empapelar paredes según diseños

Fuente

En el mercado vas a poder encontrar multitud de diseños de papeles para poder decorar las paredes. Hay una gran selección, y no solo papeles grandes, sino también pequeños, o los vinilos y otros elementos decorativos que pueden combinarse con la pintura.

Esto hará que la elección, salvo que sepas bien lo que quieres, sea aún más complicado que de costumbre (aquí no solo afecta a colores, sino también a diseños).

Por eso, nuestra recomendación es que te tomes tu tiempo para escoger. Ten en cuenta que será algo que no cambiarás en poco tiempo, sino que vivirás con ello varios años y tienes que estar bien segura que es lo que quieres ver todos los días.

2. Una sola pared

Como te hemos explicado antes, la decoración con papeles se hacía en toda la habitación, es decir, en las cuatro paredes. Esto, cuando se utilizaba un papel oscuro, provocaba que la habitación se viera más pequeña de lo que era y también más cerrada y, valga la redundancia, oscura.

La tendencia actual nos dice que el papel solo debe utilizarse en una sola pared. Es un toque decorativo que se quiere dar a una zona, pero no a todas las paredes, evitando que quede oscura o demasiado recargada.

¿Y qué pared elegir? Aquí ya depende de cada persona, aunque los expertos siempre recomienden que sea una de las pequeñas, sobre todo si el papel que se utiliza es muy recargado. Si el papel es más sencillo, podría escogerse la pared más grande para fijar la atención en esa parte, aunque debes tener en cuenta que será ahí donde debas centrar toda la decoración.

empapelar paredes
Fuente

3. Las funciones que tiene el empapelado

¿Conoces cuáles son las funciones de empapelar paredes? Muchos entienden que es solo una función decorativa porque buscas crear atención a una parte de la estancia. Pero lo cierto es que va más allá y el papel también tiene una función divisoria. Te lo explicamos.

Cuando colocas un papel en una pared, lo que haces es delimitar un espacio. Por ejemplo, imagina que tienes el salón y el comedor unidos. Y vives en una casa pequeña. Es posible que ambos (salón y comedor) sea lo mismo. Pero, al empapelar paredes, concretamente la del comedor, lo que haces es delimitar el espacio haciendo que, esa zona, se identifique como algo diferente a la otra.

4. Los pasos para empapelar paredes bien definidos

Si ya te has decidido a empapelar paredes, ya tienes el tipo de papel que vas a colocar, y has decidido cuál es la pared que va a llevarlo, es hora de ponerse manos a la obra. Ahora bien, con una serie de pautas.

Y es que, si es la primera vez que vas a hacerlo, la recomendación es que lo hagas con ayuda y con tiempo libre suficiente. No son buenas las prisas, porque podrías acabar obteniendo un mal resultado. Así que ármate de paciencia para hacer que el papel se fije, sin ningún tipo de burbujas, a la pared.

Conviene que tengas a mano todos los elementos que necesitas para poner el papel (papel, pegamento, un cartón para ir alisando la pared, etc.) y que vayas lenta a la hora de fijarlo. Si además tienes ayuda, esa persona puede ir sujetando el papel y ayudándote a que no se enrolle o pueda moverse y se descoloque.

empapelar paredes
Fuente

5. Combinar el empapelar paredes con la decoración

Finalmente, si has decidido empapelar paredes, deberás ser consciente que toda la decoración ha de ir acorde a ese papel decorativo que has puesto.

Por ejemplo, un mal resultado sería colocar un papel con motivos naturales (por ejemplo de hojas) y sin embargo no dar ni una pincelada en tonos verdes con la decoración. Simplemente con unos toques verdes, amarillos y azules conseguirás un efecto mucho más agradable.

Si colocas un papel con toques dorados, lo mejor es decorar con algunos elementos dorados que le den juego a ese papel (y que, de paso, se pueda entender por qué has escogido ese tipo de papel y no otro).

De esta forma tan sencilla, y en cierto modo económica, le darás otro aire a tu habitación. ¿Te animas a probar?