Cómo decorar un salón pequeño

decorar un salon pequeño
Fuente: Pixabay

Ya sea que vivas en un piso, o en una casa pequeña, los salones no son todo lo grandes que a veces quisiéramos tener. Y eso implica que tienes que aprovechar muy bien los espacios para conseguir: a) que se funcional; y b) que se vea bonito y no recargado. Por eso, queremos enseñarte cómo decorar un salón pequeño.

Y no, salón pequeño no quiere decir que no pueda ser útil. Lo será, ya lo verás.

El arte de saber cómo decorar un salón pequeño y que sea la envidia de los que tienen un salón grande

Un salón pequeño tiene dos formas de verse. Puede ser acogedor, cálido, tierno, y romántico. Pero lo más seguro es que lo mires y digas: no cabe ni un alfiler. Todavía, si vivís solo dos personas, sirve, pero si hay más gente se puede volver una espacio agobiante.

Así que vamos a eliminar esas sensaciones. Imagina que no hay nada de lo que tienes. Que es un espacio abierto y libre. Y ahora, vamos a decorarlo.

1. Usa vinilos en las paredes

¿Tienes cuadros en el salón pequeño? Pues deshazte de ellos. Los cuadros sobresalen de las paredes y eso provoca que quite espacio de ellas. Puede ser nimio, sí, pero a tus ojos, hace el salón más pequeño, y eso es justo lo que no queremos.

¿Qué usar para decorar en lugar de cuadros? Lienzos, vinilos,… cualquier cosa que no cuelgues y haga que te quite espacio, que ya de por sí es limitado. De esta forma, harás que todo esté más limpio y que se vea fluir la continuidad sin que tenga saltos.

2. Muebles funcionales

Un mueble está bien. Uno funcional es el elemento perfecto para decorar tu salón pequeño. ¿Por qué? Pues porque el mueble se convierte en mueble en más.

Por ejemplo, imagina el mueble de tu televisión. E imagina que ese mueble tiene cajones. Y que los cajones salen en un segundo mueble y se convierte en una mesa de centro. Funcional. Dos en uno, y según tus necesidades, los usas o no.

Pues esos son los muebles que necesitas encontrar.

3. Apuesta por un salón de paredes blancas

Reconócelo, el blanco es el mejor color para hacer que algo se vea más grande. Y si tienes que decorar un salón pequeño, es el que deberías utilizar para las paredes.

Sí, puede ser muy soso, pero para eso están los accesorios, para darle el color que falta. Pero realmente las paredes en blanco harán que se vea más espacioso, y, además, le dará luminosidad, lo cual ayuda a que parezca mayor.

Como ves, hay muchas razones para escogerlo. Después puedes jugar con los colores de los muebles, sofás, elementos decorativos. Por ejemplo, blanco y colores pastel, blanco y negro, blanco y rojo… Todos ellos casan muy bien a la hora de decorar un salón.

decorar un salon pequeño
Fuente: Pixabay

4. Muebles bajos

Retomemos otra vez el tema de los muebles. Ya sabes que te hemos dicho que sean funcionales. Pero, como tu salón es pequeño, si colocas muebles grandes vas a encerrar el espacio y, con ello, a hacerlo más pequeño.

La solución es sencilla, y es buscar muebles bajos, o muebles inferiores antes que superiores para evitar que la vista vea demasiados “estorbos” cuando mire hacia delante. En este sentido, es mejor optar por baldas de estantería, o por estanterías colgantes que ofrecen otro tipo de decoración y harán que se vea todo más abierto.

5. Decoración sí, pero con cabeza

¿Realmente necesitas poner todas esas figuritas que tienes? ¿De verdad? A veces, seguir el estilo minimalista, sobre todo cuando quieres decorar un salón pequeño, es lo mejor. Se trata de decorar, sí, pero no recargar.

Piensa bien los elementos decorativos que quieres, los que son imprescindibles, y haz una lista. Después, vuelve a pensar en los que has dicho que sí. Seguro que alguno se ha colado.

Cuanto más espacio libre dejes, más grande se verá el salón porque no parecerá que es incómodo o que tiene demasiadas cosas.

6. Iluminación adecuada

Si tienes ventanas, ¡deja que entre la luz natural! Si es pequeña, no pongas cortinas (de nuevo te reitero eso de que la vista no dé saltos cuando sigue las paredes). Si es grande, ¡aprovéchala!

Y si no tienes ventanas, apuesta por una buena iluminación (que también te hará falta con ventanas, por cierto).

La regla de oro en la iluminación: luz general (techo), luz puntual (lámpara de mesa o de pie) y luz ambiental (en la decoración). Con eso, conseguirás un buen resultado.

decorar un salon pequeño
Fuente: Pixabay

7. Espejos

¿Recuerdas que te hemos dicho antes de no dar saltos? Vale, pues en el caso de los espejos es la excepción que confirma la regla.

Un espejo en un salón pequeño es un truco de muchos decoradores para hacer que se vea más grande. Y no porque lo digan y ya está, sino porque funciona.

Colocar el espejo ayuda a que la luz se refleje y dé la sensación de que ese espacio es más grande de lo que es. Así que puedes jugar con un recurso visual para no sentirte tan encerrado en ese espacio.

Pon en marcha estos consejos y sabrás cómo decorar un salón pequeño fácilmente y con resultados óptimos.