Elige los mejores colores para tus paredes según la habitación de tu casa

La primavera está a la vuelta de la esquina y es un momento perfecto para pintar la casa. Por eso, si te estás planteando renovar la pintura, te vendrá de maravilla leer el siguiente artículo. Vamos a contarte cuáles son los colores para tus paredes que mejor funcionan estancia por estancia. Así podrás elegir y acertar.

Fuente: H&M Home

Cuando nos proponemos pintar la casa, se dibuja ante nosotros un panorama complejo con una tarea difícil: la de elegir los colores para tus paredes. Y si hay veces en las que lo tenemos todo muy claro, en otras ocasiones nos cuesta un triunfo decidirnos: o no sabemos qué tono escoger, o nos gusta un color intenso y nos da miedo atrevernos, por ejemplo.

Pues bien, después de leer el artículo de hoy te darás cuenta de que la cosa no es tan complicada como parece, y que es posible acertar con el color a la primera. Aquí tienes algunos consejos muy prácticos para lograrlo.

Los colores para tus paredes del salón que no fallan

Fuente: Maisons du Monde

No es lo mismo elegir el color de las paredes del salón, que para el dormitorio o el cuarto de los niños. Incluso, dentro de una misma habitación, hay otros factores que os ayudan a elegir, además de los gustos personales de cada uno.

A la hora de decidir de qué color queremos pintar las paredes del salón, hemos de tener en cuenta el tamaño del mismo, así como la luz que entra por las ventanas. Si tu salón es muy pequeño, lo mejor que puedes hacer es optar por colores claros que den sensación de amplitud. Y si el blanco te resulta demasiado soso, puedes elegir un gris claro o un tono beige tenue.

Fuente: Maisons du Monde

Si tienes la suerte de contar con un salón amplio y espacioso, podrás utilizar colores más intensos, desde los azules profundos hasta los verdes o los tonos caldero. Las posibilidades son muchísimas.

También es importante tener en cuenta el color de los muebles, ya que no se trata de elementos que cambiemos cada día. Si estás abducido por el estilo nórdico y tus muebles y carpinterías son blancas, te irán bien todos los colores para tus paredes, aunque en ese caso estaría bien elegir tonos cálidos que no resulten fríos.

Fuente: Westwing

Si eres fan del estilo clásico y tus muebles son oscuros, apuesta por colores luminosos y claros que contrasten y aligeren el espacio. ¿La decoración rústica es lo tuyo, con sus muebles de madera cálida? Pues pon el contrapunto con colores fríos y elegantes en las paredes (grises y azules resultan infalibles).

Tonos relajantes para el dormitorio

Fuente: Westwing

Tanto si tu dormitorio es pequeño como si es grande, en esta habitación de la casa han de dominar los colores neutros y relajantes. Ten en cuenta de que transmitirán una agradable sensación de paz y calma, que te ayudará a favorecer el descanso.

Partiendo de esta premisa fundamental, es muy importante pensar en otros aspectos que también influyen a la hora de elegir los colores para tus paredes. Como la luz de la estancia o los textiles que más te gustan. Fíjate en el color principal de tu colcha o edredón antes de elegir el color de la pared del cabecero y verás cómo aciertas.

Fuente: Westwing

El azul y el verde son colores muy apropiados para los dormitorios. Además, puedes elegir alguna de sus versiones más elegantes, y jugar con la intensidad del color. También puedes decidirte por el color del 2019, el alegre Living Coral. Puedes, por ejemplo, pintar la pared del cabecero de un tono más intenso para darle protagonismo. Y dejar el resto en el mismo color pero más tenue. Seguro que te encanta el resultado.

En el cuarto de los niños

Fuente: Maisons du Monde

Las habitaciones infantiles sean un terreno abonado para la alegría y la diversión. Eso no quiere decir que tengas que llenarlo todo de colores chillones como si de un jardín de infancia se tratase…

Puedes darle dinamismo al espacio eligiendo un color intenso para una de las paredes y un tono neutro para el resto. Ahí va un ejemplo: pinta la pared principal de naranja y el resto de gris claro. O elige un amarillo fuerte para una de las paredes y blanco para el resto. Si lo haces así y después eres moderado optando, como mucho, por un par de colores más para muebles y complementos, acertarás de pleno en la habitación de tus hijos.

Neutros para el recibidor

Fuente: Maisons du Monde

La entrada o el recibidor es lo primero que verán todos aquellos que llamen a tu puerta. Por eso, y dado que la primera impresión es la que cuenta, conviene que no descuides este espacio. Elige colores para las paredes que sean sencillos y luminosos.

Una buena idea consiste en optar por los tonos neutros. Y ¿sabes cuáles son los nuevos neutros según los expertos? Los colores pastel. Si te gustan, cualquiera de ellos puede ser genial para el recibidor. No cargan el espacio, son ligeros y sencillos, pero tienen carácter. Una opción muy recomendable.

El mundo del color te trae un sinfín de posibilidades para elegir los colores para tus paredes, según el rincón de la casa. Lo importante es confiar en tu instinto y en tu gusto personal. Si lo haces así, no te equivocarás.