Jardines en botella: qué son, cómo se cuidan y qué beneficios tienen

Jardines en botella

Seguro que si te gustan las plantas en alguna que otra ocasión te han salido en las redes publicidad relacionada con tiendas de jardinería. Y una de ellas puede ser la de jardines en botella. Pero, ¿sabes lo que son?

Si te han gustado y querrías dar el paso, pero no sabes bien a qué te enfrentas y cuáles son los cuidados que necesitan, a continuación te vamos a hablar de ellos.

Jardines en botella: la nueva decoración «natural» de tu hogar

Jardines en botella: la nueva decoración "natural" de tu hogar

Como sabes, y si no te lo recordamos en un momento, en este 2022 se lleva mucho lo natural. Y en ello entran las plantas. Pero muchas veces no se dispone de espacio y/o tiempo para cuidarlas, con lo que hay que recurrir a plantas que prácticamente se cuiden solas. Y ahí es donde entran en juego los jardines en botella.

Estos se pueden definir como un ecosistema que se monta creando un pequeño jardín en un botella o jarrón transparente. Es como si cogieras un trocito de bosque o de selva y lo preservaras en ese recipiente.

Ahora bien, no todas las plantas toleran esto ni tampoco se puede dejar al libre albedrío. Sí es cierto que, entre sus características, está el hecho de que no necesitan ser regados. Pero con matices. Por un lado, te dicen que solo tienes que regarlo una vez al año, pero esto dependerá del calor que haga y de si pierde la humedad interior.

Por otro lado, las plantas también influyen ya que, si bien son de crecimiento lento, crecen, y eso hará que tengas que estar pendiente de ellas y de sus necesidades (abono, perder tierra, humedad…).

Sin embargo, a pesar de todo lo anterior, en realidad son muy fáciles de mantener y te pueden durar años.

Cuidados de los jardines en botella

Cuidados de los jardines en botella

Cuando vas a comprar jardines en botella, también conocidos como jardines en bol o plantas en botella, siempre te dicen que son muy fáciles, que no te tienes que preocupar por nada y que se riegan una vez al año. Pero la realidad es otra.

Si quieres que de verdad sobrevivan, se desarrollen y te muestren un espectáculo digno de un jardín, te recomendamos lo siguiente:

  • Si ves que el cristal se empapa o que tiene mucha humedad, es mucho mejor abrir la tapa un par de horas al día. De esa forma evitas el exceso de humedad que puede provocar enfermedades en las plantas.
  • A la hora de regar tienes que hacerlo pulverizando y mejor poca cantidad que mucha. La razón es que así evitas encharcar la tierra y que las raíces se pudran.
  • Siempre debe estar en una zona muy iluminada, incluso con un poco de sol directo (a primera hora de la mañana o a última de la tarde). Como cualquier planta, la necesitan para crecer sanas.
  • Pasados unos meses puede ser recomendable que el agua que le pulverices esté llena de nutrientes (abono o fertilizante) porque así, como tienen poca cantidad de tierra, te aseguras que no se queden sin “comida”.
  • Si ves que tiene demasiada humedad, o que se empaña mucho, prueba a dejar unas horas la tapa abierta. Al principio tendrás que regularlo porque se debe adaptar al clima, a la temperatura donde lo pongas, etc. y eso requiere de al menos 15 días.
  • Si notas que las plantas empiezan a enfermar, es posible que sea mejor cortar las partes malas e intentar mejorar las condiciones. O bien echarle algún producto que mantenga a raya las plagas (si las tiene) o controlar el riego y la humedad.

Beneficios

Beneficios

Por último, no queremos dejar el tema sin antes hablarte de los beneficios de los jardines en botella. Uno de los primeros, quizás el principal y por el que todo el mundo se decanta por estos es el decorativo. No hay duda de que tener en el salón una botella con un jardín dentro, o una bola transparente en la que parece que has arrancado un pedacito de la tierra y lo has metido ahí es, cuanto menos, llamativo. Pero además es que da elegancia, naturalidad y, quieras que no, también te cambiará tu estado de ánimo.

Otro de los beneficios es poder ser conscientes de la naturaleza. Ver cómo poco a poco esas plantas se adaptan a su hogar, se desarrollan, crecen y acaban creando un paraíso dentro. De hecho, muchos lo que hacen es introducir alguna figurita a modo de representación para «imaginar» lo que sería vivir en un lugar tan utópico como ese.

El ahorro de agua es otra de las ventajas de los jardines en botella. Y es que apenas se riegan, y además se suele hacer pulverizando. Entre que solo se hará cada x meses y que además no es en cantidad, estarás disfrutando de las plantas al mismo tiempo que ayudas al planeta al no consumir tanto para tus pequeñas.

Ahora te toca a ti dar el paso y probar los jardines en botella para saber si te gustan o no. Y sobre todo, para que disfrutes y sonrías cada vez que los mires.

Ir arriba