Salón, comedor y cocina en un espacio abierto: las razones para hacerlo

espacio abierto
Fuente

Seguro que has visto, en algún momento, los programas que echan en televisión sobre decoración. No es algo que se pueda evitar. Haciendo zapping es posible que hayas visto «Tu casa a juicio», la decoración de los gemelos, o muchos otros. Y en todos ellos apuestan por un espacio abierto donde el salón, comedor y cocina están unidos.

En España, este tipo de decoración no es la más habitual, ya que, salvo el salón y el comedor, la cocina siempre se ha visto como una habitación aparte para evitar malos olores y que no se impregne toda la casa de lo que hagas en la cocina.

Espacios abiertos, más visibilidad pero ¿es práctico?

Es normal que, después de ver y de escuchar que el espacio abierto es lo mejor en la decoración (y de hecho son una tendencia) te plantees si es lo mejor para tu hogar.

Así que, en esta ocasión, te vamos a dar varias razones para que apuestes por ello. Quién sabe, puede que veas tu hogar de otra manera cuando tires un par de paredes y hagas una reinvención del espacio, aunque ya te avisamos que puede no ser tan barato como piensas en un principio.

Un espacio abierto te da luminosidad

Imagina esas ventanas o ventanales que tienes en el salón. Te dan mucha luminosidad, y te encantan. Pero en cambio la cocina y el comedor pueden no tener tanta luz. Ahora bien, ¿y si unimos todo?

La luz del salón se filtrará hacia la cocina y el comedor, ayudando que se vea más luminoso.

¡Y amplitud!

espacio abierto
Fuente

Pero, también, vas a lograr que el espacio sea más amplio a tus ojos. Aunque las paredes solo restaran unos centímetros, tu casa parecerá otra al unir todos los ambientes.

Y es que, cuando unes todos los espacios y los complementas, parecerá como si hubieras ganado muchos metros. De hecho, es ideal para casas pequeñas porque con ello consigues que la luz alcance a todos los lugares y, con la decoración, que consigas que se vea más grande de lo que es. Si además distribuyes de una manera adecuada, el resultado será que la verás como una casa nueva. Y son con una transformación de ver una casa con “habitaciones cerradas” a una con una gran sala que albergue todo lo más importante.

La combinación será más fluida

El hecho de unir salón, comedor y cocina no quiere decir que no debas tener en cuenta que cada espacio ha de tener una decoración que haga ver que es un lugar diferente de otro. Es como si se crearan ambientes.

Para conseguirlo, sí, tienes que combinar, pero al mismo tiempo debes dejar clara la función de cada lugar. Por ejemplo, puedes usar una decoración clara para todo el conjunto, pero siempre dando pinceladas en cada parte.

Lo bueno es que, al estar todo unido, la transición se hace más fluida, como si siempre hubieran formado parte de un todo.

No estarás relegada en una habitación

Uno de los principales problemas de tener compartimentados el salón, el comedor y la cocina es que no puedes ver lo que pasa en otros lugares. Vamos más allá: no puedes vigilar a los niños cuando estás cocinando y ellos en el salón; no puedes participar con tus invitados en el comedor si estás en la cocina; no puedes hablar con una persona que está en el comedor y tú en el salón (salvo a gritos).

Todo eso se soluciona al abrir el espacio. Con los espacios abiertos fluye más la interacción y también la comunicación. Puedes vigilar a los niños, puedes hablar con los invitados, ¡puedes verlo todo! Y es una de las razones por las que muchos deciden hacer la obra para conseguirlo.

Mantendrás mejor el orden

espacio abierto
Fuente

Si te pasa como a muchos, que eres un poco desordenada, el hecho de dejar una habitación patas arriba e irte hará que te olvides del problema y que solo lo hagas cuando sea realmente necesario.

Pero si lo ves estando en el comedor, salón o cocina, porque hablamos de un espacio abierto, la cosa cambia. Ese “problema” no se solucionará hasta que realmente te pongas manos a la obra. En otras palabras: te hará ser más limpia y ordenada porque lo verás todo de un vistazo.

Eso, para cuando se vive en una casa con niños, puede ayudar a que todos formen parte de las tareas de limpieza porque se darán cuenta de lo que no está en su sitio, o de la suciedad, y contribuirán a mantener el orden.

Como ves, son muchas las razones por las que decantarte por el espacio abierto, aunque tampoco podemos decirte que todo sean cosas buenas. Una de las peores son los malos olores, ya que si en la cocina se te quema algo, o haces una comida muy olorosa, aunque no lo quieras, ese olor se impregnará en el resto, tanto el comedor como el salón.

Otro problema puede ser si quieres descansar en el sofá del salón pero hay gente hablando en el comedor o en la cocina. En otras palabras, el descanso no será tal.

Sopesar los pros y los contras antes de empezar a tirar tabiques es importante, así que la decisión ahora está en tus manos.