10 ideas para pintar tus paredes de forma original

Antes de la época de verano, y justo después de volver de las vacaciones veraniegas, son muchos los que deciden pintar las paredes. Si eres uno de ellos, este tema te va a interesar mucho porque vamos a mostrarte diferentes ideas para pintar tus paredes. ¿Te apuntas?

Pintar tus paredes

Si estás pensando en pintar y quieres algo original y que destaque, has llegado al lugar correcto. Tenemos diez ideas que darte, y todas ellas te gustarán.

Lo complicado será después decidirte por una sola, aunque desde ya te avisamos que podrías pintar tus paredes de distinta forma según la habitación que sea.

Pero, para ello, vamos a comentar cada una de las ideas que te dejamos a continuación.

1. Paredes y techos iguales

Como sabes, lo habitual es pintar el techo de blanco y las paredes del color que quieras. Sin embargo, ¿por qué no hacer algo original?

El motivo por el que se pinta el techo en blanco es para tener un contraste, es decir, para que uno de los lados se vea diferente y llame la atención. Pero esto también se puede conseguir si uno de esos lados es una pared. Por ejemplo, imagina pintar una pared en blanco y todo lo demás, techo incluido, en azul. Llamará la atención, y no porque se haya pintado el techo, sino porque hay contraste.

2. Colores oscuro en la zona de la cama

Imagina pintar todo en blanco. Y, cuando llegas al lugar donde está la cama, pintas en negro. Raro, ¿verdad? Lo es, pero crearás con ello una sensación de intimidad, y hará que esa zona concreta sea más relajante, cercana, etc.

Lo mismo se puede hacer con la zona de las ventanas, ya que el pintar en colores oscuros crea otra sensación, como si entraras en otro espacio.

3. Pintar las paredes y los suelos

¿Te imaginas pintar hasta el suelo? Pues en algunos casos se puede. Normalmente el efecto es original, pero hay que tener cuidado de que la pintura no oscurezca demasiado, o dé demasiada luz. Se trata de pintar una pared y el suelo, dejando las otras que actúen de contraste.

4. Paredes hechas pizarras

Otra forma original de pintar paredes es hacerlo con una pintura especial de pizarra que permite usarla para escribir, dibujar o lo que quieras con ceras y luego se borra fácilmente. Es ideal para habitaciones infantiles, aunque también en la cocina puede funcionar. Eso sí, cuidado con utilizar otras paredes, que solo esa puede borrarse.

5. Paredes con dibujos

Ya sea que compres un rodillo especial con diseños, o que lo hagas tú misma en casa, esto te permitirá jugar un poco con los diseños creando divertidas paredes. Eso sí, te recomendamos que no las recargues demasiado y, en una habitación que solo una de las paredes esté pintada de esta manera para crear el efecto deseado. Si lo haces en todas y no escoges bien, puedes tener un efecto incómodo.

6. Paredes con plantillas

Es una forma muy sencilla de pintar dibujos sin tener miedo a que no salgan bien. Eso sí, hay que coger bien la plantilla para que no se mueva y puedas plasmar el dibujo de manera adecuada.

7. Paredes divididas

Dividir las paredes casi siempre se relaciona con habitaciones de bebé donde, en ese corte se suele poner una cenefa. Sin embargo, hoy día también puede considerarlo para otras habitaciones y pintar con divisiones más originales como ondas, triángulos, etc.

8. Pintar las paredes con cintas

Si no te gusta seguir un patrón, si prefieres que la pared te muestre su idea de pintura, ¿por qué no coger una cinta y marcas líneas? Ahora, cada espacio, píntalo de un color diferente. El resultado es muy llamativo, pero si sabes escoger bien los colores, va a gustar porque te encontrarás con una especie de mosaico. Si además le das algún toque elegante, por ejemplo una de las pinturas con brillo, o con un efecto original, mucho mejor.

9. Paredes con pintura cayendo

¿Qué pasa cuando pintas y se te cae un poco de pintura por la pared? Notas cómo la va manchando. Pero, ¿y si jugaras con ello? Imagina una habitación. Escoge una pared y, con un jeringuilla, colócate en la parte superior y deja que la pintura caiga. Quedará ese recorrido, pero ahí es donde está la gracia, en dejarlo como si fueran manchas.

10. Paredes con esponjas o trapos

Esta técnica ya es más conocida. De lo que se trata es de pintar la pared con una base y, a continuación, con una esponja o un trapo, darle toques con un tono más fuerte o más suave, hacer que destaque más. Otra opción es hacerlo con la misma pintura, haciendo que tenga un efecto diferente, como si no fuera el mismo tono de color.

Como ves, hay muchas formas de pintar tus paredes de manera original. De hecho, nos hemos dejado algunas ideas en el tintero. Pero nos encantará saber cuáles te han gustado más y que nos propongas otras. ¿Te animas a darnos tu opinión?

Fuente imagen destacada
Fuente imagen 1
Fuente imagen 2