5 accesorios para el mueble del lavabo que le darán personalidad

mueble del lavabo
Fuente: Pixabay

El mueble del lavabo es uno de los grandes olvidados para muchos. Y es que, muchas veces acabamos colocando encima de él cualquier producto que usamos en el día a día y se van juntando. Así, cuando echas un vistazo ves que el lavabo están inundado de cosas. Pero desde luego no es nada decorativo.

Por eso, a continuación te vamos a dar algunas ideas de accesorios para el mueble del lavabo que deberías considerar, además de intentar mantener un orden para que no te invadan todas las cosas. ¿Vamos a ello?

Accesorios para el mueble del lavabo, ¿por qué usarlos?

mueble del lavabo
Fuente: Pixabay

Imagina que tienes un mueble de lavabo. Tu mueble de lavabo. Ahora mismo, es posible que cuando lo mires digas «no me cabe nada» y puede ser verdad. En él colocamos siempre el neceser de maquillaje, los productos de limpieza, la espuma de afeitar… En definitiva, todo lo que necesitamos. En lugar de tenerlo guardado. Es más fácil tenerlo a mano que guardado, lo entendemos.

Sin embargo, debes considerar que no es algo ordenado lo que hacer, ni tampoco decorativo. Es más, verás que el baño adquiere una sensación de desatendido, de incómodo porque hay tantas cosas en el lavabo que da la sensación de que, si coges algo, se va a caer todo.

Muchos consideran que el mueble del lavabo solo debe tener el lavabo y ya está, pero en realidad no es así. Hay elementos que son imprescindibles como un bote con jabón líquido, o una pastilla de jabón, o un vaso para lavarte los dientes. Eso sí que puede quedarse, pero, ¿y todo lo demás que tienes?

Ahora, prueba a hacer lo siguiente: quita todo lo que tengas encima de ese mueble. Si tienes cajones y huecos, también, vamos a dejar el «lienzo en blanco». Empieza revisando todo lo que has sacado, lo que sirve, lo que no, lo que usas y lo que no. Haz montones y entonces empieza a guardar todo en su sitio manteniendo un orden y dejando lo que usas más a menudo más cerca. Lo más seguro es que ahora sí veas que tienes más espacio, pero lo más seguro es que la parte del lavabo se haya quedado muy solitario, frío.

Para eso están los accesorios. Y aquí te decimos cuáles le pueden dar personalidad.

Una planta

Es uno de los accesorios más bonitos que puedes poner. Hay plantas que no necesitan sol y que quedarán perfectas en el lavabo, más aún por la humedad que se genera en esa habitación.

Escoge una que no sea demasiado grande, para que no ocupe demasiado y te quite parte del mueble del lavabo que usas a menudo. Si tu mueble es demasiado pequeño, escoge las mini, como suculentas o plantas mini (hay orquídeas minúsculas) que pueden ir muy bien.

Un juego de lavabo

mueble del lavabo
Fuente: Pixabay

O de tocador. Se trata de un conjunto que suelen vender junto, o con el mismo diseño todos los elementos: jabonera, bote para jabón, vaso… Puedes escoger lo que más te guste y colocarlo en el lavabo.

Hay varias formas. Puedes poner una bandeja circular en la que poner los elementos que te hemos dicho, y situarlos a un lado del mueble del lavabo. Así no ocuparán todo el espacio sino una parte que está destinado a ello.

Un ambientador de diseño

El baño sabemos que es una de las zonas en las que los olores pueden llegar a ser un problema. Un gran problema. Por eso, tener un ambientador a mano no es mala idea. El problema es que muchas veces recurrimos a los botes que compramos en el supermercado que, de diseño, tienen bien poco.

Para evitarlo, ¿qué tal usar una «funda» de diseño? Hay algunos botes o incluso ambientadores que tienen diseños elegantes y que pueden ser perfectos para ocultar estos aparatos (y que al mismo tiempo funcionen).

Unos botes

¿Por qué tener las cosas visibles? Con unos botes (te recomendamos que pongas siempre un número impar y, si puede ser, de distintos tamaños y grosores, que queda más elegante) puedes crear un efecto curioso y misterioso en el mueble del lavabo.

Estos deberían ir acorde con la decoración que tengas en el baño, de esta manera combinarán muy bien. En caso contrario, escoge unos blancos que siempre van con todo.

Un cuadro

Siempre se piensa que los cuadros tienen que estar colgados, y lo cierto es que no es así. De hecho, ahora se lleva que los cuadros se pongan en el suelo, o encima de los muebles. Y eso es lo que te proponemos.

Escoge un cuadro que no sea demasiado grande y vaya acorde con la decoración. Una recomendación es usar cuadros muy pequeños, normalmente cuadrados, para ponerlos apoyados entre el mueble del lavabo y el espejo que tengas.

Hay muchos accesorios más que puedes utilizar para decorar el mueble del lavabo, solo tienes que pensar en un estilo minimalista y no recargar demasiado ya que, de lo contrario, no se verá con el efecto que te comentamos.