Cocina de estilo escandinavo: las claves para conseguirla

cocina estilo escandinavo
Fuente: Pixabay

El estilo escandinavo es algo que lleva imperando en la decoración del hogar varios años. Sin embargo, este casi siempre se centraba en el salón y el dormitorio. Ahora, llega hasta la cocina. Y es que también esta estancia de tu hogar puede caracterizarse por el minimalismo sin que por ello se pierda personalidad o elementos decorativos y de almacenaje

Una cocina de estilo escandinavo tiene muchas claves que harán que se vea única. Además de ser muy práctica, es también una forma de mantener orden en ese lugar, y de conseguir que el efecto visual sea de un lugar ordenado y bien cuidado, con los elementos imprescindibles. Ni más, ni menos.

Lo importante de una cocina de estilo escandinavo

Si quieres redecorar tu cocina (o montarla desde cero) con un estilo minimalista, entonces esto te interesa porque sabrás realmente en lo que debes fijarte (para copiarlo en tu cocina). Y esto es:

El blanco es el color de moda

A pesar de que te guste mucho el color, los muebles con tonos fuertes, etc. el estilo escandinavo se caracteriza por el blanco. De esta manera, se consigue mayor luminosidad en la cocina. Ahora bien, no a todos les gusta una cocina blanca, sobre todo porque se sabe que se ensucia más o que se ve más la suciedad.

Por este motivo, suele utilizarse también el gris o los tonos pastel. Sin embargo, si quieres una clásica de verdad, tendrás que apostar al blanco. En ocasiones, para los detalles se puede usar el plata, dorado o incluso el negro, pero la base en sí es de ese tono tan clarito.

El estilo escandinavo y la madera

Usar madera en una cocina puede llamarte la atención, pero es que además de en los muebles, en las tablas de cortar, etc., también lo puedes utilizar en el suelo. De hecho, los suelos de madera dan más calidez a una habitación, y en la cocina puede ser un buen lugar donde colocarlo.

Eso sí, si le das mucho «trote» a tu cocina, entonces lo mejor es que apuestes por ese toque natural en otros objetos, ya que el suelo acabará desgastándose mucho antes.

cocina estilo escandinavo
Fuente: Pixabay

Plantas naturales

Pues sí, un estilo escandinavo necesita esa parte de naturaleza dentro de la habitación. Y eso puedes conseguirlo con unas plantas naturales ubicadas en una zona de la cocina, principalmente cerca de la ventana para que la luz les entre y no se marchiten.

Escoge, a poder ser, plantas de hoja y flores pequeñas, ya que el color puede darle un toque muy curioso a tu cocina.

Suelos y frontales con figuras geométricas

Una de las características del estilo escandinavo es el usar patrones geométricos para conseguir un efecto visual llamativo (donde el blanco tan claro de la cocina se pierde gracias a esos motivos). Y esto puedes conseguirlo fácilmente considerando poner patrones así en el suelo, o en el frontal de la cocina (es decir, en el hueco entre la encimera y los muebles superiores).

Si no quieres gastar mucho en esto, puedes considerar los vinilos. Son pegatinas más resistentes que se pueden pegar o despegar sin problema y que le dará un look atractivo a tu cocina (sin que por ello se vea que es realmente una pegatina), sino que aparentará un azulejo o similar (y de paso ahorras).

cocina estilo escandinavo
Fuente: Pixabay

La decoración en una cocina de estilo escandinavo

Vayamos ahora a hablar de la decoración de un estilo escandinavo. Como sabes, esta se diferencia claramente de otras en que utiliza solo los elementos imprescindibles. Todo lo que sea prescindible, no se utiliza para decorar.

Se busca, por tanto, que la estancia se vea limpia, con líneas rectas y con lo mínimo posible. Y en la cocina debe ocurrir lo mismo.

Esto choca bastante con el estilo español, pero sí que ayuda a mantener más el orden y a no acaparar tanto. Eso sí, te recomendamos que, aunque no se vea nada, que lo que tengas en muebles y cajones esté ordenado y sea realmente lo que necesitas.

Objetos hechos con materiales naturales

Hay que reconocer que una estancia blanca, con pocos elementos visuales es una cocina fría. Pero eso no quiere decir que sea así el estilo. Solo tienes que darle ese toque especial. Y para ello, los objetos hechos con materiales naturales son importantes.

Por ejemplo, una cesta de mimbre, una tabla de madera…. Hasta una alfombra puede dar ese toque especial para dar vida a tu cocina. Y lo mismo ocurrirá con las plantas naturales de las que te hemos hablado antes.

Lo mismo puedes conseguir con muebles naturales, como una mesa y sillas de madera (en caso de que tengas espacio en la cocina para colocarlo), una isla, cuadros… Procura escoger tonos claros en los muebles (salvo un toque de color que, por ejemplo, podrían ser las patas de la mesa, o el asiento de la silla).

De esta manera, le darás esa personalidad a tu cocina y dejará de verse tan blanca.