Cuidados para las plantas de interior en los meses de invierno

Plantas de interior

Cuando se acercan los meses fríos de invierno, si no se cuidan bien a las plantas, es probable que acaben muriéndose. El cambio de temperatura, la reducción de horas de sol y el ambiente más seco puede hacer que tus plantas sufran más de la cuenta. Para que sobrevivan a esta época del año más fría es importante que conozcas algunos consejos para mantenerlas sanas y salvas.

El riego

En invierno hay plantas que necesitan menos riego que otras. Por ejemplo, los cactus o suculentas no necesitan agua en absoluto, pero otras plantas de origen más tropical es probable que sí necesiten un riego más regular.

Macetas con plantas
Pinterest.com

Tienes que informarte sobre las necesidades concretas de tus plantas para saber qué tipo de riego necesitan durante los meses más fríos del año. Solo de esta manera conseguirás mantenerlas hidratadas y con los nutrientes necesarios durante los crudos meses invernarles.

Del mismo modo, y teniendo en cuenta que los niveles de humedad son más secos en invierno, es necesario que el ambiente tenga algo de humedad para que las plantas de interior sobrevivan. Para ello, agrupa tus plantas en un lugar donde tengas humidificador, o en caso de no tener, ponlas en el baño, en la cocina o agrupadas.

Presta atención a la temperatura

La mayoría de las plantas, como las personas, se sienten cómodas con temperaturas diurnas entre 20 y 25 ºC. Para proporcionar eso a tus plantas, debes mantenerlas alejadas tanto de corrientes de aire frío como de fuentes de calor como radiadores, hornos, chimeneas y dispositivos electrónicos. Las fluctuaciones de temperatura pueden matar las plantas de interior tan fácilmente como los períodos prolongados de calor o frío. 

Sigue al Sol

No solo hay menos horas de luz solar durante el invierno, sino que los rayos también entran en un ángulo más bajo. Es posible que debas reubicar a tus plantas de interior en un lugar más brillante o incluso añadir luz adicional. Un buen lugar es una ventana orientada al sur o al oeste que permanezca soleada todo el día. 

Sin embargo, no muevas las plantas demasiado cerca de una ventana helada porque podrían recibir una corriente de aire. Girea las macetas aproximadamente 1/4 de vuelta cada vez que las riegues. Esto asegura que todos los lados de la planta reciban algo de sol y crezcan de manera uniforme, en lugar de que algunas ramas se estiren para alcanzar la luz.

Maceta para regar las plantas
Pinterest.com

Las capas de polvo en las hojas de las plantas también pueden reducir la cantidad de luz que reciben. Limpiar las hojas con un paño húmedo eliminará este polvo y permitirá que las plantas tengan un mejor acceso a la luz durante el invierno.

En lugares donde el sol de invierno está casi ausente en invierno y las plantas deben obtener la mayor parte de su luz de iluminación adicional, deberán estar expuestas a las luces de crecimiento durante períodos más largos. Si una planta requiere seis horas de luz solar directa, puede necesitar hasta 12 o 14 horas de luz adicional para obtener la misma cantidad de energía. Las luces de crecimiento son considerablemente menos intensas que la luz solar directa, por lo que las plantas necesitan una exposición más prolongada para recibir la energía adecuada.

No abuses del fertilizante

La mayoría de las plantas de interior no necesitan ningún fertilizante en invierno porque no están creciendo tan activamente. Alimentarlas solo alterará su ciclo natural, así que deja de alimentarlas hasta principios de la primavera. Cuando comiences a ver señales de un nuevo crecimiento o las hojas existentes parezcan estar reverdeciendo, continúa fertilizando para darles un impulso para la temporada de crecimiento.

Algunas plantas tropicales, especialmente las enredaderas trepadoras, crecen bastante activamente durante todo el invierno, y es posible que aún requieran algo de alimentación, aunque generalmente a tasas reducidas.

Ir arriba