La prioridad en el bricolage siempre debe ser tu seguridad

Al empezar cualquier renovación lo primero que se piensa es en todas las herramientas que serán necesarias y los cuidados que se les darán. Sin embargo, nunca se evalúa cuál es la herramienta más necesaria de todas y que en muchos casos, es la que más se descuida. 

El cuerpo es el vehículo que se utiliza para llevar a cabo todos los proyectos que garantizarán un hogar soñado. Es por esto, por lo que protegerlo en función de la tarea a realizar es vital.

En esta oportunidad, LEROY MELIN nos expone las normas básicas de seguridad, y además ayudan a escoger los equipamientos de protección individual (EPIS) más adecuados.

  1. Para la protección de los pies, el calzado especial se vuelve vital.

Este es un punto clave para trabajar con seguridad. Siempre se debe escoger un modelo cómodo, ya sea para mujer o para hombre.

¿En qué momento se usaría?  El calzado impermeable cuando se trabaje con líquidos, soleras o en zonas muy húmedas. Si se emplea máquinas o material pesado se debe utilizar calzado con suela y punta reforzadas y, si es en las alturas, zonas resbaladizas o en una escalera, el calzado antideslizante para evitar caídas.  

Por otro lado, hay una lista de características a tomar en cuenta a la hora de escoger el modelo que se adapte a las necesidades que se requieren:

  • Cierre rápido. Con el sistema Freelock se puede abrir y cerrar el calzado fácilmente, incluso con los guantes puestos.
  • Plantilla interior acolchada. Ayudará a sentir las piernas menos cansadas al terminar de trabajar.
  • Suela shock absorber. Absorben la energía del tacón y así te protegen de pequeños traumatismos en caso de caída.
  • Puntera de plástico. Más ligera que la metálica, pero muy resistente.
  • Tejidos transpirables. Mantienen el pie ventilado y previenen la aparición de hongos.
  • Diseño deportivo. Es el modelo ideal para llevar incluso cuando no se está trabajando.
  1. La ropa siempre debe ser cómoda y garantizar protección.

Lo más recomendable es tener un equipo básico, resistente y cómodo para trabajar. En la época de calor, se debe usar ropa ligera pero resistente y, durante el invierno, ropa de abrigo que garantice una jornada de trabajo cómoda y sin peligro. Se puede completar este equipo con un chaleco, gorro, braga polar o calcetines, que respondan según el requerimiento, también se podrá incluir un portaherramientas que mantendrá todas las herramientas a la mano evitando así, distracciones que puedan ocasionar un accidente.

Por último, al trabajar en exteriores y en zonas de tránsito siempre se debe llevar un chaleco reflectante.

  1. Protección respiratoria y facial.

En el equipo básico siempre se debe incluir la mascarilla, al ser el elemento imprescindible para proteger los pulmones de partículas en suspensión.

¿Cuándo se deben usar? La de papel debe usarse casi siempre que se manipulen productos volátiles, también en tareas de albañilería que levanten polvo y partículas, como cuando se lijan paredes. ¿Qué tipo de mascarilla usar? Si bien las de papel tiene un sinfín de utilidades, para trabajos que requieren mayor protección, como el decapado, están las mascarillas filtrantes con válvula respiratoria.

Si la meta es proteger el rostro entero, existen las caretas para soldar y los protectores faciales. Ambas excelentes opciones para trabajos con mayores riesgos.

  1. Los cascos para proteger la cabeza de diferentes objetos.

En todo proyecto puede haber herramientas que caen o materiales que se desprenden. Para proteger la cabeza la clave es utilizar un casco de protección frente a objetos que caen o son lanzados, y cargas en movimiento o suspendidas. Para comprobar la eficacia del casco, se debe revisar si posee el etiquetado CE y que cumple con la norma EN 397.

  1. La protección de los ojos va de la mano de las gafas.

Las gafas de seguridad anti-impacto son un elemento básico para proteger la vista de cualquier cuerpo extraño, líquido o sólido. Están fabricadas en materiales plásticos duros y son muy ligeras.

Es fundamental que las gafas no se desprendan durante el trabajo, para esto lo más conveniente son los modelos con cintas

Este es un artículo que solo requerirá probarlo para elegir el modelo que se adapte a la actividad.

  1. Si se desea proteger los oídos, se deberá optar por tapones.

La exposición a niveles elevados de decibelios puede ocasionar la pérdida de audición, lo ideal será proteger los oídos durante el uso de maquinaria. Existen muchos modelos de orejeras y tapones para los oídos, solo se debe escoger aquellos que garanticen un mayor confort y se adapten a la cantidad de ruido que involucre la tarea.

  1. Los guantes son el equipo básico.

Son un elemento imprescindible ya que, se trata del equipamiento de protección más común para los trabajos de bricolaje.

Prácticamente para cada tarea que se realice se necesitará unos guantes, ya que las manos casi siempre deben estar protegidas al ser la zona más expuesta del cuerpo.

En LEROY MERLIN se dispone de una amplia gama de guantes para cada necesidad:

  1. Guantes de elastano y poliuretano, flexibles. Son perfectos para trabajos pequeños y para pintar.
  2. Guantes térmicos para trabajarlos de soldadura.
  3. Guantes aislantes para trabajos de electricidad.
  4. Guantes de cuero de protección general.
  5. Guantes de goma dura para trabajos de albañilería.
  6. Guantes antideslizantes para trabajos de carpintería o mécanica.
  7. Guantes de neopreno para trabajar con sustancias químicas.
  8. Guantes de precisión que se adaptan perfectamente a la mano y ayudan a manipular objetos pequeños.
  9. Guantes de un solo uso para trabajos con líquidos, pintura o barnices.
  1. Proteger las articulaciones con fajas y rodilleras.

Hay zonas del cuerpo que sufren más las consecuencias del esfuerzo físico, como las zonas lumbares, las rodillas, los codos y muñecas. Para protegerlas se utilizan fajas o cinturones.

Estos serán útiles al levantar peso o al trabajar posturas forzadas. Las rodilleras son necesarias cuando se ponen suelos de cerámica, laminados o de madera; los acolchados que incorporan amortiguan y así reducen la fatiga y el dolor.

  1. Los arneses para evitar caídas.

Siempre hay que usar algún sistema de protección anticaídas cuando se trabaja a más de dos metros de altura. Los conjuntos anticaídas y los arneses son la mejor prevención. 

Así que, al trabajar en andamios, arreglar tejados o rematar pérgolas, especialmente en zonas de mucha pendiente, siempre habrá que hacer uso de alguno de estos equipos para evitar accidentes mayores.

  1. Señalizar para cuidar de todos.

Al trabajar en espacios públicos, junto a la calle o, en zonas peligrosas como zanjas, tejados, terrazas y balcones;es importante señalizar el área con sistemas reflectantes para protefer a las personas que transiten en área y también, al que realice la tarea. 

En definitiva, con LEROY MERLIN no solo se podrá tener todos los materiales necesarios para construir y reformar, sino también todos los elementos clave para garantizar una jornada de trabajo segura y exitosa.

Ir arriba