Pintar, cambiar las cortinas y renovar una habitación, las reformas más habituales en verano

Son muchas las personas que aprovechan el verano para hacer realidad ciertos cambios en sus casas que llevan tiempo rondando por su cabeza. El objetivo de estas reformas es conseguir un espacio más agradable y que está acorde con sus gustos. En este sentido, las reformas más habituales que se suelen realizar son el pintado de las paredes, cambiar las cortinas o renovar una habitación. Pero no son las únicas reformas, ya que hay personas que llevan a cabo un cambio completo de su hogar.

Pintar las paredes

Cambiar el color de las paredes suele ser la reforma más habitual para los españoles durante estos meses. El buen tiempo anima a realizar este cambio, apostando por tonalidades más claras que acentúen la luz natural del sol.

El efecto craquelado que consiste en aplicar una segunda capa de pintura que al cuartearse deja entrever el color de la capa inferior es una de las tendencias del momento para los amantes del diseño. También se pueden obtener unos acabados interesantes con la técnica del esponjado que consiste en pintar la pared mediante ligeros toques con una esponja utilizando dos tonos diferentes.

Cambio de cortinas

El segundo cambio que se hace en las viviendas en verano es el de las cortinas. En este sentido hay quien cambia cortinas por estores o simplemente deshecha las pesadas cortinas antiguas que daban opacidad por unas más ligeras y translucidas que aporten más calidez a la estancia.

La tendencia actual es utilizar la cortina como elemento decorativo, como si se tratase de un marco para resaltar la ventana y que ésta actúe como un cuadro real.

Reforma de la habitación infantil

El tercer cambio que más se hace en verano en un hogar consiste en reformar la habitación infantil o juvenil. Los niños empiezan una nueva etapa en septiembre y es hora de cambiar su dormitorio y que se vaya adaptando a su edad, por eso, el verano es la época preferida por los padres para remodelar la habitación de los niños.

Cuando se trata de un dormitorio infantil, es importante que éste cuente con una zona de juegos que se pueda utilizar también para hacer los deberes. En el mercado hay múltiples soluciones como mesas infantiles de divertidos colores que les motivarán en su día a día.

Para los adolescentes en cambio, hay que dotar a la habitación de una zona eficiente de estudio, que esté bien iluminada. En cuanto a los colores los expertos aconsejan pintar las paredes en tonos neutros que inviten a la concentración.

Otro de los cambios que ha traído el confinamiento y que también se suele llevar a cabo en verano es el de los colchones y sofás. Dos muebles que han sido muy castigados durante el invierno y que en época estival se suelen renovar.