Casas prefabricadas: por qué son una buena opción

Casas prefabricadas

Cada vez son más las personas que deciden entrar en el mercado de las casas prefabricadas, tal vez impulsados por las malas experiencias acumuladas que tiene la obra tradicional, o tal vez por la rapidez en la que pueden estar elaboradas.

Por ello, hoy os vamos a explicar qué tipo de ventajas podemos notar en una casa prefabricada a diferencia de una tradicional y por qué eso hace que decantarse por una sea una buena opción.

Ahorro de tiempo

Un catálogo de casas prefabricadas

Como ya sabemos, la construcción de una casa tradicional puede demorarse entre un año o dos. Este problema se soluciona con las casas prefabricadas. Una casa prefabricada puede estar lista en cuestión de meses (normalmente en unos 5), un tiempo que se agradece, sobre todo si estás de alquiler o has vendido tu antigua casa. Por lo que vas a poder disfrutar de tu casa mucho antes.

Todo esto es posible gracias a que se pueden coordinar distintas tareas a la vez y hacer todos los trabajos de cimentación y movimientos de tierras con los del taller, sin estar pendiente del estado meteorológico.

Personalización completa

Casa con jardín

Una de las mayores bazas que tienen las casas prefabricadas es su gran versatilidad. Las empresas normalmente cuentan con un catálogo genérico de distintas versiones y precios, pero también tienes la opción de diseñarla completamente a tu medida. Sí, sí, para que se adapte completamente a tus necesidades.

Puedes incluso adquirirla totalmente amueblada y decorada. Algunas empresas cuentan con un servicio de paisajismo que te permite diseñar el jardín o asesorarte sobre un terreno en la zona que quieras.

Únicas

Uno de los efectos que traen que puedan ser totalmente personalizables es que pueden llegar a ser muy únicas y personales. Desde un estilo moderno de hormigón hasta un diseño rústico que combine con la montaña. Las opciones son muy extensas.

Puedes tenerla donde quieras

Casa con piscina

Siempre y cuando el terreno sea urbanizable y cumpla con los requisitos y permisos, una casa prefabricada permite escoger los componentes y materiales que requieran las especificaciones del sitio y sus condiciones climáticas. Esto provoca que sea mucho más fácil decidir el terreno donde vas a construir tu hogar.

Más económicas

Según múltiples estudios, las casas prefabricadas son, de media, entre un 22% y un 34% más baratas que una casa tradicional. Por lo cual esto hace que sean mucho más competitivas y económicas.

Todo esto gracias al sistema con que son elaboradas, basado en optimizar la mano de obra y el tiempo el máximo posible. Con esto no decimos que se trate siempre de una versión “low cost” de una vivienda tradicional, aunque es verdad que nos solemos encontrar casas prefabricadas muy económicas por unos 60.000€. Como en todo, podemos encontrar casas de mayor calidad en las que su precio supera el millón de euros.

Eficiencia energética

Otra diferencia que tienen las casas prefabricadas de las tradicionales es que consumen mucha menos energía. Esto es consecuencia de que una casa prefabricada lleva incorporados procedimientos de control de calidad muy superiores a los de la obra tradicional. Además, al proceder de la fábrica toda la instalación es mucho más segura.

En el caso del aislamiento térmico, por ejemplo, una casa tradicional está obligada a construirse con puentes térmicos, lo que hace que se formen porosidades y permeabilidades que provocan muchas pérdidas de energía. En el caso de las prefabricadas, ellas tienen la capacidad de generar calor por sí mismas pues han llegado a mantener una temperatura estable de unos 12 y 15 grados con una temperatura exterior de unos 5 grados.

Más ecológicas

Las casas prefabricadas son también un respiro para el medio ambiente y un buen método para reducir la contaminación que provoca construir una casa. Todo esto gracias a que los sistemas con los que están elaboradas minimizan los residuos que se suelen generar en la obra. Y de paso aportan soluciones más modernas y ecológicas.

Esto, junto con el ahorro de energía, hace que se minimice el efecto de la huella ecológica y tengas una casa con un modelo mucho más sostenible y eficiente.

Precio cerrado

Gracias el método de fabricación que tienen las casas prefabricadas se obtiene un control total sobre la construcción de la misma, evitando sorpresas desagradables y todos esos problemas que solemos encontrarnos en la construcción de una casa tradicional. Dicho de otro modo, obtendrás un precio cerrado que te  hará estar mucho más tranquilo durante la construcción de la casa.

Como ves, una casa prefabricada tiene muchas ventajas sobre la opción de una casa tradicional, y por ende mucho más atractiva y económica. Pero no queremos engañarte, este tipo de casas también tienen sus desventajas, como que, a diferencia de las tradicionales, estas van perdiendo su valor con los años. Por eso, te aconsejamos que lo pienses bien antes de decantarte por alguna opción.

Ir arriba