Cómo crear un rincón de lectura en tu casa sin perder espacio ni dinero

rincon de lectura
Fuente: pixabay

Los libros y la literatura en general es algo de lo que, hoy día, no muchos aprecian como deberían. Cuando una persona lee un libro se transporta a la historia del mismo, y si el autor o autora es bueno/a, es capaz de hacer vivir los mismos sentimientos que la o el protagonista. Por eso, en el mes del libro, queremos ayudarte a que crees un rincón de lectura en tu casa.

Y es que, dedicar un poco de tiempo a leer no es una pérdida de tiempo, al contrario, puedes lograr desconectar, relajarte y, sobre todo, obtener más cultura conforme lees libros. Y no quiere decir que, por ello, vayas a perder espacio de tu casa o dinero.

Un rincón de lectura para ti

rincon de lectura
Fuente: pixabay

Un rincón de lectura es un lugar en el que puedes desconectar del día a día y refugiarte en los libros para que nadie te moleste mientras lees una historia «que tienes entre manos». Se caracteriza por ser un lugar tranquilo, con una buena iluminación y donde te sientas cómodo para pasar un rato en él. Pero, ¿cómo se consigue sin perder espacio o gastar demasiado dinero? Te damos las claves.

Examina tu casa

Echa un vistazo a toda tu casa, y busca puntos en los que no te hayas fijado, o lugares que son demasiado grandes que no pasaría nada por crear un ambiente más en ellos. Por ejemplo, ¿tienes un salón muy amplio? Podrías dedicar una parte de él al rincón de lectura. O bien en el dormitorio. Incluso en el pasillo puede ser una buena opción.

El objetivo es encontrar un lugar en el que te sientas bien y puedas encontrar la paz y serenidad que se necesita para leer. Eso quiere decir que debe estar alejado de ruidos u otros estímulos que puedan hacerte perder la concentración en la lectura.

Nuestra recomendación es que siempre escojas lugares donde puedas instalar lo que necesitas, que no es mucho, pero obtengas luz natural, ya que esa iluminación te ayudará a relajarte y a estar más motivado para leer.

Los elementos imprescindibles de un rincón de lectura

¿Crees que en un rincón de lectura hacen falta muchas cosas? ¿Que necesitas tener una biblioteca y más elementos? Pues no, estás equivocado. Como elementos imprescindibles tendrías un sillón cómodo, una mesita y una lámpara. Ya está.

El sillón es porque necesitas un lugar donde sentarte y no te recomendamos una cama ni un sofá porque, al estar tumbados, tiendes a relajarte demasiado y acabar durmiéndote. En cuanto a la mesita, no solo te servirá para colocar en ella el libro que estés leyendo, sino que también puedes poner un vaso y/o un plato con algo para «picar» cuando estés leyendo. Eso quiere decir que, en este rincón, no te recomendamos que tengas el móvil para evitar distracciones.

Por último, nos queda la lámpara. Antes te hemos dicho que busques un lugar donde la luz natural esté presente, y seguimos reiterando esa idea. Pero es importante contar con una luz artificial porque el sol no nos va a acompañar todo el tiempo. Por eso, para evitar dañar la vista, forzarla o que nos canse más leer, es importante tener una lámpara al lado que nos ilumine.

En este sentido, lo normal son las lámparas de pie, pero también podrías optar por una de mesa.

Otros accesorios que pueden venir bien en un rincón de lectura

rincon de lectura
Fuente: pixabay

Además de los elementos imprescindibles para un salón de lectura, no hay duda de que necesitas también otros accesorios, que además cuando os tienes sientes que mejoran el lugar. Uno de los primeros son los cojines. Estos pueden servirte para mejorar la comodidad del sofá, para evitar que te duela la espalda, o incluso para levantar los pies y tomar una postura más cómoda.

Pero un cojín también sirve para tenerlo abrazado, ya sea en lecturas románticas o de suspense. Aunque no lo creas, tenerlo puede hacerte sentir bien.

Otro de esos accesorios son las mantas. Y es que son muchas las personas que, al sentarse a leer y pasar un tiempo, empiezan a tener frío. Es una reacción habitual en el cuerpo ya que este baja la temperatura cuando ve que no se le exige ningún esfuerzo físico, de ahí que tener una manta ayuda a que nos sintamos protegidos de esa sensación térmica.

Ahora bien, estos dos accesorios también pueden ser «enemigos» en un rincón de lectura. Y es que estamos simulando la postura que tendríamos cuando vamos a dormir, lo que puede iniciar en el cuerpo un proceso para relajarse al punto de quedarse dormido. Y precisamente eso no será lo que quieras.

Velas, incienso, una alfombra, plantas… todos estos elementos pueden estar presentes en un rincón de lectura, pero hay que tener en cuenta que cuantos más elementos coloques más espacio vas a perder (y más presupuesto te vas a gastar). Por eso, si quieres algo básico pero funcional, quédate con los elementos imprescindibles de esa zona.