Cómo decorar una habitación al estilo Juego de Tronos

Fuente

A pesar de que la serie Juego de Tronos ha llegado a su final, los fans todavía se resisten a despedirse de ella. Tampoco los productores, que han anunciado que habrá más sobre la serie, aunque en una época distinta a la que acaba de finalizar.

Si eres de esos amantes de la serie, entonces te va a gustar lo que te vamos a proponer: decorar una habitación al más estilo serial. ¿Te animas a dar los pasos para conseguirlo?

Decoración Juego de Tronos para tu habitación

Decorar una habitación con la temática de Juego de Tronos no va a ser complicado. Sobre todo si sabes lo que tienes que colocar y cómo hacerlo.

Por eso, te vamos a dar varias ideas para conseguirlo y que sea un espacio temático, uno donde puedas volver a ver la serie tantas veces como quieras. Aunque debes tener en cuenta otros aspectos como la iluminación y la funcionalidad de la habitación.

¿Empezamos?

1. Elige el lugar a decorar

No es lo mismo decorar un salón que un dormitorio o una habitación pequeña. Influirá en el tipo de decoración a utilizar, así como en los objetos imprescindibles que debe haber. Por 58ejemplo, en un dormitorio has de tener una cama, una mesita, un armario y alguna cómoda. Y al margen de esos, puedes escoger otras decoraciones.

Pero si la habitación a decorar es una que usas para leer o para ver la tele, no habrá tantos elementos obligatorios y podrás jugar un poco más con el espacio.

2. Pintura para las paredes

Las paredes, para referirnos a Juego de tronos, deberían ser de colores grises, azules, blancos y negros. Puedes elegir un color base y dar pinceladas con otros. Por ejemplo, podrías pintar la pared en una tonalidad gris (siempre y cuando la habitación sea luminosa) y después darle toques con líneas blancas y negras.

El objetivo de la pintura es crear una atmósfera digna de la serie de televisión (y la saga de libros), por lo que si tienes una habitación en colores pastel, por mucha decoración de Juego de Tronos que pongas va a quedar demasiado raro.

Otra opción para las paredes es escoger colores que representen el reino que más te gusta, para recrearlo en ese espacio.

3. Decántate por un reino de Juego de Tronos

Como sabes, y si no ya te lo decimos nosotros, en Juego de Tronos hay varios reinos y cada uno tiene unas características diferentes. Lo mejor es que te decidas por uno, tu favorito, y adoptes así los colores que lleva esa casa.

Por ejemplo, uno que muchos querrían tener es la casa de Khaleesi. Su decoración sería con azul celeste y/o blanco en los detalles, pero también habría otros objetos decorativos que sería interesante tener.

4. Una puerta que avisa de dónde entras

La puerta de esa habitación que se convierte en serie también debe decorarse. Y nada mejor que hacerlo de una forma original. ¿Cómo? Colgando una señal con indicativos de las zonas más representativas de la serie.

Puedes coger un palet y sacar algunas maderas, cortalas y pintarlas para, después, escribir en ellas zonas específicas de Juego de Tronos como por ejemplo WinterFell o las tierras del rey, Casterly rock, etc. Cada zona tiene un símbolo, que tampoco está de más colocarlo. Y eso ponerlo sobre la puerta para que todo el mundo vea que, más allá, se encontrará con una ambientación de la serie.

Fuente

5. No te olvides de los personajes de Juego de Tronos

Una vez tienes el tipo de decoración que vas a escoger (con respecto a la familia que más te guste y que has escogido para la habitación), un elemento importante es que estén representados los personajes de esa casa.

Para ello, puedes coger vinilos de los personajes, cuadros o, lo favorito nuestro: los muñecos. En el mercado puedes encontrar muñecos de distintos tamaños y formas de Juego de Tronos. Así que si te haces con los de tu casa, podrías incluirlos en la decoración logrando un resultado perfecto.

6. La decoración perfecta estriba en los detalles

Los detalles en este tipo de decoración son muy importantes porque, con ellos, lograrás el efecto deseado.

Si has elegido la casa Khaleesi, tener réplicas de los huevos, o dragones en muñecos, es algo que no debe faltar. Lo mismo que si escoges la casa Stark debes tener lobos blancos por la habitación y ropa que sea más de invierno (mantas de pelo largo en grises o blancas, por ejemplo).

Son esos pequeños objetos los que darán el broche de oro a la decoración, por eso debes saber qué es lo más característico de cada reino para plasmarlo en esa habitación.

Ahora te toca a ti convertir una parte de tu casa en Juego de Tronos y seguir disfrutando de la serie y de todo lo que te ha hecho vivir a lo largo de los años que se ha emitido.