Cómo mantener tu jardín hidratado en verano si te vas de vacaciones

Persona regando el jardín

Tener un jardín en verano y que todas las plantas sobrevivan es en realidad todo un reto. Y es que, si vives en un clima cálido donde las temperaturas habituales son de 40 grados para arriba, sabes que muchas plantas van a sufrir. Por eso, ¿qué tal si te ayudamos a que eso no pase?

Si te quieres ir de vacaciones, o simplemente quieres «olvidarte» de regar todos los días para mantener sanas tus plantas en el jardín, esto te interesa, y mucho.

Un jardín hidratado en verano

Señora regando el jardín

Los jardines en verano siempre son bonitos. Pero requieren de unos cuidados más exhaustivos que, a veces, no se le pueden proporcionar bien. En concreto, con el riego.

Muchas veces pensamos que, por ser verano, hay que regar más, y en realidad esto no es así. De hecho, puede darse el caso de que la planta no necesite riego (porque sea una suculenta, cactus o bien se comporte como tal). Y otras que necesiten más la humedad que el riego.

Entonces, ¿qué hacer?

Lo primero que necesitas es saber qué plantas hay en tu jardín y cuáles son las necesidades que tienen con respecto al riego y a la humedad. Esto lo puedes encontrar fácilmente en Internet.

El motivo es simple: si sabes qué necesita, podrás agrupar las plantas en base a ello, y de esa manera concentrarás tus esfuerzos de riego por zonas.

Cómo mantener la hidratación en el jardín

Para mantener un jardín hidratado lo que necesitas es un buen riego. Muchos consideran que con tener una manguera y regar a diario es suficiente. Pero a veces esto se queda corto.

Así, hay otros métodos para ayudar a las plantas a sentirse hidratadas constantemente (y con ello a no tener que regar siempre). ¿Cuáles? Te los contamos.

Riego por goteo casero

Forma de regar el césped

Si tienes la posibilidad de instalar en tu jardín un riego por goteo, te animamos a que lo hagas porque de esta manera puedes establecer un sistema de conductos de agua que nutrirán a todas las plantas fácilmente.

Aunque no lo creas, es muy efectivo e incluso puedes poner un programador para que encienda cuando lo necesitan tus plantas y regar gota a gota a diario.

Riego por goteo casero

Si tienes macetas o plantas solo en una zona del jardín, esta puede ser una idea más económica, sobre todo porque no tienes que pensar en hacer obra en el jardín para colocar el riego por goteo, además de ser más rápido.

Como ves en el vídeo, te permite crear, mediante botellas de agua, un riego que funciona muy bien y que te permite olvidarte de regar durante unos días. ¿Cuántos? Dependerá del tipo de botella que pongas y de la intensidad de agua que le proporciones a la planta. Pero en general pueden durar, con una botella de 2 litros, entre 3 y 7 días.

Tiene la ventaja de que, para según qué plantas, puedes regular la intensidad de agua. Así, si tienes algunas que necesitan más agua puedes aflojar el riego y que caiga más rápida; o bien si no necesitan tanta agua, acortarlo y que las gotas salgan cada 15-30 segundos.

Este es uno de los mejores métodos porque, no solo riegas automáticamente, sino que reutilizas plásticos.

Riegos internos

Regando el césped

En el mercado puedes encontrar muchos conos, la gran mayoría de ellos de arcilla, que permiten rellenarse de agua y, así, conseguir que esta se filtre por dentro de la maceta.

Es algo muy habitual y que para macetas puede venir bien porque solo tendrías que asegurarte de que siempre esté lleno. En macetas pequeñas, por el hecho de no poder meter un cono más o menos grande, no te servirá de mucho.

Agua gelificada

Este es uno de los inventos más modernos que hay y consiste en usar unas bolitas que, en contacto con el agua, se hinchan alojando en su interior ese líquido. Al colocarlas en las macetas, bien por arriba, bien mezclada con la tierra, mantendrán húmeda la planta y conseguirás que se hidraten a la perfección. El problema es que, si las pones dentro, no sabrás cuánto tiempo te aguantan.

Programadores de riego

Otra de las opciones que tienes para regar el jardín, ideal para césped o para abarcar muchas más plantas, es el riego por programación. Es decir, determinar una hora u horas para que se accione el agua y que esta riegue por toda la zona.

Para ello, necesitarás, además de un programador, un aspersor o similar para distribuir el agua y conseguir regar. Para zonas de jardín, césped y similares son ideales porque así puedes olvidarte de regar durante los días (si el programa va bien saltará todos los días y no tendrás que hacerlo tú).

Como ves, hay muchas formas de tener hidratado tu jardín aun en verano. Solo debes considerar cuál es la mejor opción para ti y llevarla a cabo. Todas las ideas que te hemos dado funcionan, es cuestión de ponerse manos a la obra.

Ir arriba