Cómo refrescar tu casa sin temerle a la factura de la luz

Bombilla aumentando el precio en la factura de la luz

A pesar de que la que dicen es la primera ola de calor que se vive en España en este 2022 (cosa que para otros es la segunda), lo cierto es que con las subidas de la luz, la gasolina, la inflación, etc. ahora más que nunca tenemos que ahorrar. Y eso supone que el aire acondicionado, y otro tipo de electrodomésticos, se limitan para evitar un aumento en la factura de la luz.

Pero, ¿sabes que para refrescar una casa hay muchos otros métodos que no tienen nada que ver con la factura de la luz? De hecho, conseguirás mantenerla fresca sin apenas esfuerzo y, sobre todo, controlando el gasto. ¿Cómo hacerlo? Te lo contamos.

Consejos para refrescar tu casa y que tu factura de la luz no se dispare

Temperaturas altas aumentando el precio de la factura de la luz

Vamos a reconocerlo: cuando empieza a hacer calor lo normal es poner el aire condicionado o los ventiladores. Son dos de los elementos que nos acompañan durante el verano. Pero uno gasta mucho y la factura de la luz se puede disparar; y el otro, llegado un momento, solo mueve aire viciado y caliente, con lo cual no consigue el efecto deseado.

Renueva tu casa

No, tranquilo, no te estamos diciendo que tengas que hacer obras ni mucho menos cambiar cosas grandes. Pero a veces en los hogares, al igual que hacemos un cambio de armario, cambiar las cortinas, alfombras, edredones, etc. y quitar lo de «invierno» para poner tu casa en verano ayuda a refrescar.

Usar tejidos ligeros, de colores claro, aportará frescor a tu vivienda. Además, siempre puedes pulverizar agua en las cortinas para que, cuando el viento entre por las ventanas ese frescor lo trasmita a todo tu hogar.

Cierra todo

Sol cálido

Por las noches es habitual abrirlas ventanas para que la casa esté fresca. O al menos intentarlo. También es cuando habrá más tranquilidad y aunque recomiendan que no se duerma con la ventana abierta (porque el cuerpo no descansa igual), lo cierto es que es inevitable.

Pero, por la mañana, cuando empieza a amanecer, cuando tu casa esté fresca, lo mejor es cerrar ventanas, persianas y cortinas a fin de mantener esa temperatura agradable lo más posible.

De hecho, si lo haces así harás que tu casa esté más fresca que el exterior. Aunque sí, normalmente por la tarde notarás el aire más espeso porque se va viciando y por eso nada más irse el sol se recomienda abrir para que se ventile todo.

Friega a menudo con agua fría

Refrescar el suelo ayuda a bajar la temperatura ambiente de la casa. Así que si friegas con agua fría a primera hora de la mañana (porque es cuando menos te va a costar hacerlo) ayudarás a descender los grados que se tengan en casa.

Coloca plantas

Aunque no lo creas, las plantas pueden ayudarte a disminuir la temperatura. Primero porque cuando las riegas ya estás aportando una bajada de grados. Pero, segundo, porque actúan, en el caso de las plantas de exterior, como barrera ante el calor (hará que la fachada se vuelva menos calurosa).

Refresca el ambiente

¿Cómo? Fácil, con un pulverizador. Normalmente se dice que debes pulverizar la cama antes de irte a dormir (para que esté fresquita y ayude a descender los grados del cuerpo para conciliar el sueño). Pero eso no quita que no puedas usarlo para otros menesteres.

Relacionado con esto está el uso de humidificadores. Aunque no lo creas, son importantes y ayudan a descender la temperatura algunos grados.

Mójate los pies

A veces el calor viene porque nosotros sentimos esa sensación ya que nuestra temperatura corporal sube.

Pero, para evitarlo, puedes mojarte los pies. Cuando hagas esto, lo normal es que notes una bajada del calor de entre 1-3 grados. Y aunque pienses que es poco, lo cierto es que alivia.

Otra opción es andar en casa descalzo. Al sentir frío en los pies, eso hará que estés más cómodo.

Dúchate a primera hora y ponte ropa ligera

Levantarse de la cama y ducharse puede ser muy complicado para algunos, pero en verano apetece más porque así te quitas el calor corporal que tienes. No solo eso, sino que aliviarás las altas temperaturas.

Eso sí, hablamos de agua fría, no templada ni caliente. Si no puedes soportarla, entonces haz solo el último enjuague con ella. De esta forma te asegurarás de salir del baño fresca y conforme notas alguna frisa esta se sentirá fresca.

El típico hielo

Hielo para refrescar la casa

Desde hace unos años, uno de los trucos para que tu casa esté más refrescada es poner hielo delante del ventilador para que este, cuando funcione, eche el aire más fresco. Pero en realidad no hace falta eso.

Si coges un bol y echas hielo y sal gorda, este última se encargará de ir derritiendo el hielo y aportando una bajada de temperatura en tu hogar. Y sin necesidad de ventilador.

Ahora bien, si lo usas, puedes dispersar mejor el aire fresco que saldrá de ese bol.

Como ves, hay muchas formas de refrescar una casa sin tener que aumentar el gasto en la factura de la luz. ¿Te animas a darnos algunos trucos más?

Ir arriba