Cómo transformar una habitación en tu gimnasio en casa

gimnasio en casa
Fuente: Pixabay

Ya sea porque te quieres poner en forma, porque tras la cuarenta te has dado cuenta de lo importante que es tener una zona donde hagas ejercicio, o porque simplemente quieres un lugar donde puedas realizar deporte, tu casa puede ser el lugar idea para hacerlo. Pero seguramente necesitarás transformar tu habitación en un gimnasio.

Por eso, hoy te vamos a dar las claves más importantes para conseguirlo y que además se vea tan profesional que quieras entrenar todos los días. ¿Manos a la obra?

Un gimnasio en casa, ¿cómo lo hacemos?

Tener un gimnasio en casa no es difícil. Es cierto que no puedes tener todas las máquinas que hay en un gimnasio, pero también es verdad que no las utilizas todas, y que, dependiendo de la inversión que hagas, puedes ampliar más o menos en maquinaria. Pero sobre todo va a depender del espacio que tengas. Si la habitación es grande, puedes pensar en alguna máquina y, con el tiempo, ir ampliando en otras.

Pero hay mucho más para transformar una habitación en tu gimnasio, tales como:

1. Elige una habitación ventilada

Muchas veces escogemos una habitación y, al poco tiempo, vemos que no es la adecuada, porque no nos gusta estar ahí, porque huele… Cuando practicamos deporte, el sudor es inevitable, y este produce olores. Si la habitación no ventila, ese olor se va quedando en ella, y lo peor de todo es que sale de la habitación a otras zonas.

¿Qué hacer? Tienes dos opciones, o bien que sea una habitación con ventana que puedas abrirla a menudo, o bien que tenga ventilación por interior. De esta manera, no se caldeará ni tampoco el olor se quedará en ella.

2. Los elementos adecuados para tu ejercicio

elementos gimnasio
Fuente: Pixabay

Además de escoger una habitación espaciosa, necesitas el material para hacer ejercicio, ya sean colchonetas, máquinas, u otros aparatos. Pero es posible que no puedas hacerte con todos (porque son caros y tu espacio es más limitado que un gimnasio de verdad). Así que escoge aquellas que realmente van a funcionarte para tu entrenamiento y apuesta por ellas.

Ya habrá tiempo después para comprar otras máquinas una vez que esas no te sirvan (y siempre podrás venderlas y sacar algo de dinero).

En este sentido, las máquinas que se suelen tener en un gimnasio en casa suelen ser:

  • Cinta para correr. Es quizá una de las que siempre se tiene. Hay muchos modelos, automáticas o manuales.
  • Bicicleta estática. Es indispensable en un gimnasio, pero cuidado. Muchas personas tienen problemas para realizar bicicleta (debido al asiento), así que a veces es contraproducente (dependerá del peso y volumen que tengas para que no te sea incómoda).
  • Máquina de remo. Esta es conocida en los hogares, pero no todos apuesta por ello. Sin embargo, puede ser una buena elección, sobre todo para fortalecer piernas y brazos.
  • Pesas. Las pesas están bien para ganar fuerza muscular (y músculo), pero no te vayas directamente a las más pesadas, debes empezar por poco (aunque te sea muy fácil).

Por supuesto, también puedes pensar en un gimnasio sin máquinas, ya que es totalmente viable.

3. Coloca espejos

No, no lo decimos para que estos te recuerden que no estás en forma o que te den fuerzas para seguir. Los espejos en los gimnasios se utilizan para corregir malas posturas y evitar lesiones. Y esa misma es la función que le vas a dar en tu casa.

Además, si la habitación donde entrenas es pequeña, un espejo le dará algo más de amplitud, que nunca viene mal.

4. Dale color

Un gimnasio en casa necesita un color vivo, fuerte. Y lo hacen para estimular al cuerpo y que este se «anime» a realizar ejercicio.

Por eso, a la hora de crearlo en tu hogar, apuesta por pintar las paredes en azul, blanco o rojo, que son las más características de los gimnasios porque te harán estar más activo y esforzarte.

5. No te olvides del espacio para guardar

Que tengas una habitación que puedas transformar en gimnasio en tu casa está muy bien, pero no quiere decir que todo deba estar «manga por hombro». Es decir, que necesitas un orden. Y para eso requerirás que destines una parte de ese cuarto para almacenamiento.

Muchas de las máquinas se pueden plegar y guardar, ocupando así mucho menos espacio. Pero es que otros elementos del entrenamiento también se pueden guardar (después de haberlos limpiado del sudor para que te duren más). Por eso, tener una cómoda, un armario o una estantería donde dejarlos, es la mejor opción.

6. Esto es lo que debe tener el gimnasio en casa ideal

tener gimnasio en casa
Fuente: Pixabay

Como sabemos que no puedes tener todo lo que quieras en tu casa, sobre todo porque se determina por el espacio, sí que has de tener en cuenta que un gimnasio ideal debe contar al menos con:

  • Una máquina. A poder ser, multifunción, porque así puedes hacer varios ejercicios en ella sin necesitas varias máquinas. Además, a veces es mejor centrarse en máquinas que trabajen el cuerpo al completo y alguna que se centre en lo que más queremos (piernas, brazos, etc.).
  • Elementos de gimnasio. Porque por cada máquina que pienses para tu gimnasio en casa habrá una alternativa que no requiere de ese aparato.
  • Almacenaje. Para guardar esos elementos que utilizas en el gimnasio en casa.
  • Televisión. Porque quién dice que no puedes ver la tele mientras haces ejercicio. Lo mismo te puede servir una consola, donde hay videojuegos relacionados con el ejercicio.
  • Un banco o silla. Porque necesitarás un espacio para descansar, o para hacer pesas u otros ejercicios.