Muebles viejos de Ikea con los que ganar una pasta

Logo de Ikea

Ikea es una tienda que lleva ya varios años como referente para comprar muebles baratos. Y eso hace que, con el paso del tiempo, haya variado sus productos para adaptarse a las nuevas normas de decoración.

Pero, ¿sabías que hay muebles viejos de Ikea que ahora te pueden hacer ganar mucho dinero? Pero mucho, mucho. Repasamos contigo cuáles son esos muebles.

Ikea, la tienda de los muebles baratos

Empresa de Ikea

No hay duda de que Ikea ha hecho mucho daño a los profesiones que se dedican a la construcción de muebles. Los carpinteros y ebanistas, que son capaces de crear de la nada un mueble personalizado y adaptado a los huecos que se tengan han visto mermados sus clientes por esta tienda.

Pero aunque Ikea ofrece productos baratos, lo cierto es que, con el paso del tiempo, estos pueden adquirir un gran valor, aun siendo de segunda mano. ¿Quieres saber cuáles son los muebles de Ikea más apreciados? Toma nota.

Sillón Ikea Bengt Ruda Cavelli

Este sillón, que a priori no podrías decir que fuera caro ni mucho menos, en realidad se ha llegado a pagar por él unos 15000 euros. Se considera uno de los productos más difíciles de encontrar y, por ende, el más apreciado por los coleccionistas.

Estéticamente es un sillón vintage con un respaldo, cuanto menos, curioso. Pero ahí es donde estriba ese precio tan elevado; además de que solo se fabricaron cinco.

Lámpara de mesa Eon

Establecimiento de la empresa

De un artículo de Ikea carísimo ahora a uno más económico, que podrás vender por unos 1000 euros.

Se trata de una lámpara que tiene una base de terrazo y una pantalla hecha de vidrio opalino. Es curiosa porque la pantalla está ladeada y casi parece a veces una tapadera o un sombrero que se le pone a la bombilla.

Mesa y silla Jarpen

Estos dos artículos, de moda en los 80, son ahora una pequeña joya que puedes vender por algo más de 2000 euros. Tanto la mesa como la silla son muy sencillas, hechas con metal esmaltado, plástico y vidrio y que puedes usar tanto en interior como en exterior.

Eso sí, tenía que ser un poco incómodas.

Sillón Impala

Este sillón es uno de los más conocidos de Ikea, y lo cierto es que quien lo tenga no debería pedir menos de 7000 euros por él (en buenas condiciones, se entiende). Se le llamó en su día la «easy chair» porque tenía un asiento curvo que hacía que se descansara muy bien (aunque suponemos que la postura, para la espalda, podría no ser tan buena).

En color rojo, y con estructura de acero, podría sacarte de pobre en un pis pas.

Silla Vilbert

Seguro que si fueras a Ikea ahora mismo y vieras esta silla te llamaría la atención. Cuando la ves no piensas en su comodidad, sino en los coloridos que tiene, con respaldos, asiento y patas formados por listones de colores. Y sí, se mantiene como silla y te puedes sentar.

Aunque, quizá cuando descubras que la puedes vender por unos 10.000 euros la cosa cambie y empieces a cuidarla muy bien para encontrar al comprador adecuado.

Sillón Ake

También conocido como Muslingestol. Estos sillones fueron creados por el arquitecto Philip Arctander. Su estructura es de madera de haya y un tapizado de piel de oveja. Aquellos que lo han probado dicen que son muy cómodos. Pero lo serán más cuando sepas que, un set de dos sillones, puedes venderlo por unos 55.000 euros.

Escritorio Exklusiv

Parking de la empresa Ikea

El creador de este escritorio de Ikea fue Erik Wörtz y lo hizo para la década de los sesenta, por lo que ya tiene unos años.

La madera que usaron fue de palo santo, y tiene unos compartimentos en los que meter cualquier documento. Además, puedes usarlo para el ordenador (aunque no tiene para poner el teclado más que en la superficie.

Pero seguro que prefieres venderlo, ya que puedes pedir unos 2000 euros por él.

Reloj Korrekt

Si lo ves en persona, te va a parecer que es un reloj más para la habitación infantil que para ponerlo en el salón. Pero lo cierto es que tenía esa misma función.

Fue creado por el equipo de Ikea y lo sacó al mercado en los años 80, suponemos que para que hiciera juego con las sillas de colorines que te hemos comentado antes.

En este caso, son tres tablas, una más grande que la otra, dispuestas todas ellas una encima de otra para, la más pequeña, albergar el sistema del reloj con las agujas de este.

¿Y cuánto vale ahora este mueble? Pues está en torno a los 1000 euros.

Como ves, son muchas las opciones de muebles de Ikea que pueden hacerte ganar un poco de dinero, así que, si los tienes en casa, o los ves en algún mercadillo, no dudes en hacerte con ellos puesto que su precio después puede llegar a dispararse, como ha pasado en algunas ocasiones. ¿Tienes alguno?

Ir arriba