Qué hacer para decorar un salón pequeño

En invierno pasamos más tiempo en casa. Llega el frío, y en estos días a todos nos gusta sentir la comodidad de nuestro hogar. Entonces reparamos en una cuestión clave: ¿tenemos la casa tal y como la deseamos? ¿Estamos satisfechos con la decoración o nos gustaría hacer algún cambio o añadir algún detalle?

Hoy vamos a fijarnos en algunos cambios que puedes hacer, particularmente en el salón de tu casa. Y es que, de todas las estancias, el salón sigue siendo el rey de la casa. Allí pasamos la mayor parte de nuestro tiempo de descanso. En el salón solemos tener la televisión. Muchas familias comen en el salón, y si hay niños, es habitual que lo invadan con sus juguetes.

Ahora bien, sabemos que en España el tamaño de las viviendas se ha ido reduciendo en los últimos años. Especialmente en las grandes ciudades. Los pisos siguen ganando terreno frente a las viviendas unifamiliares y, en un contexto de encarecimiento de la superficie, el tamaño más habitual se reduce. Actualmente la mayor parte de españoles vivimos en casas con una superficie de entre 75 y 100 metros cuadrados, con una superficie media en 2015 de 96,4 metros cuadrados. La mayoría, por tanto, tenemos salones más pequeños de los que nos gustaría.

Algunas ideas para decorar un salón pequeño

Teniendo eso en cuenta, ¿qué podemos hacer para que nuestro salón luzca más y mejor? Aquí no vamos a hablarte de cambios sustanciales. Más allá de las reformas, hay muchas cosas que podemos hacer para tener un salón más lucido. El objetivo es conseguir una salón con su propia personalidad sacándole todo el partido posible. Y para ello es esencial aprovechar bien todo el espacio del que disponemos y jugar muy bien con los recursos de los que disponemos:

Utiliza una decoración sencilla pero llamativa

No se trata de tener las paredes del salón sobrecargadas de elementos, sino de que el salón ofrezca la decoración que te gusta y te define. Una idea es usar lienzos con fotos que te representen en lugares estratégicos. Pueden ser la foto de vuestro día de bodas, una foto muy divertida, un retrato o el collage de las mejores fotos de un viaje muy recordado.

En estancias pequeñas es preferible contar con pocos elementos: una o dos piezas que den sentido a las dos paredes principales, a ser posible en disposición vertical. En tiendas como Photobox puedes encargar estos lienzos en tamaños muy diversos, de modo que podrás decorar tu salón con un gran lienzo que domine toda la estancia, o con pequeños lienzos en puntos diferentes, lo que le dará un toque desenfadado al lugar. 

El espejo es otro truco que funciona para ganar sensación de amplitud. Además de generar la sensación de que la estancia es más grande, ayuda a dar luminosidad.

Escoge los muebles idóneos al tamaño del que dispones

Desde el sofá hasta la lámpara, pasando por la alfombra y lo cuadros, cada elemento cuenta. Si eliges un modelo de sofá excesivamente grande, este se ocupará una gran parte del espacio disponible, y la sensación al entrar al salón puede ser de agobio. Los muebles de un salón deben estar en escala. Por esta razón, nuestra recomendación es que elijas un sofá pequeño, lo que dará al salón un aire de ligereza. Eso no quiere decir que no sea suficiente: al hablar de sofás pequeños, nos referimos a modelos que eviten los brazos gruesos y altos y los respaldos altos. Puedes optar por sofás convertibles, de modo que puedas jugar colocando las piezas a uno u otro lado, lo que te ayudará a adaptarte al espacio.

En cuanto a las mesas, son más recomendables las mesas circulares y, si quieres una mesa delante del sofá, buscar un modelo de mesa más baja que este.

Las lámparas, cuanto más delgadas mejor. Y para las alfombras, un truco: al contrario de lo que ocurre con los muebles, son preferibles los modelos grandes, porque te ayudarán a engañar al ojo dando la sensación de amplitud.

Busca muebles polifuncionales

Hay muebles que pueden cumplir diversas funciones. Por ejemplo, una mesa puede servirte para trabajar, para realizar las tareas del cole y para comer en familia. En cuanto a los espacios para guardar cosas, puedes encontrarlos en muebles a priori destinados a otra función: los sofás y mesas son un gran espacio de almacenaje.

Aprovecha la luz

Un salón pequeño puede hacerse más grande si somos capaces de aprovechar al máximo la luz de la que disponemos. Los muebles deben estar alejados de las ventanas para permitir que entre el máximo de luz. Otro truco sencillo es optar por los colores claros, que darán sensación de amplitud a la estancia. En cuanto a las cortinas, conviene que sean sencillas, sin pliegues. Una alternativa ideal es colocar estores y paneles, más recogidos y funcionales. En todo caso, recuerda la clave: pon una alfombra roja a la luz natural.

Ir arriba