Tips para pintar muebles de madera como un profesional

Un bote de pintura, una brocha y un poco de imaginación. Eso es todo lo que necesitas para darle un cambio a la decoración de tu casa. Pintar los muebles de madera de siempre y cambiar su aspecto es una técnica infalible para renovar cualquier ambiente de forma certera. Eso sí, hay que saber hacerlo. Hoy repasamos las técnicas y trucos que te ayudarán a conseguir el mejor resultado.

pintar muebles
Fuente: Farrow&Ball

Cambiar el mobiliario de tu casa no es algo que puedas hacer cada dos por tres, y no solo por cuestiones de presupuesto. Sin embargo, hay una manera muy efectiva, y también decorativa, para insuflar un soplo de aire fresco al interiorismo sin invertir grandes cantidades de dinero: pintar los muebles de madera.

Se trata de una idea barata, fácil de llevar a la práctica y que no requiere invertir demasiado tiempo ni esfuerzo. Con un poco de pintura, si conoces las técnicas adecuadas, podrás renovar tus muebles y darles un aspecto mucho más original.

Ideas para pintar muebles con mucho estilo

pintar muebles
Fuente: Farrow&Ball

Si tu salón te parece anticuado y aburrido y te gustaría cambiarlo de arriba abajo, resiste las ganas de salir corriendo a la tienda. Tenemos una sugerencia que hacerte, gracias a la cual podrás actualizar la decoración y hacer que tu salón parezca otro. Y eso, sin necesidad de comprar muebles nuevos.

Fuente: Farrow&Ball

Solo tienes que pintar los muebles de madera que tan feos y viejos te parecen para darles un aire totalmente nuevo y especial. Te contamos cómo llevara a cabo esta idea, que no puede ser más fácil, barata y creativa.

pintar muebles
Fuente: Farrow&Ball

Y lo mismo sucede en la cocina: pintar los armarios puede ser una idea genial para renovarla por completo.

Preparar el mueble antes de pintarlo

Fuente: Titanlux

¿Te has decidido a empuñar la brocha? ¿Estás preparado para pasar a la acción? Si la respuesta es sí, lo primero que tendrás que hacer es preparar el mueble de madera para que acoja la pintura de la mejor manera posible.

Antes de pintar muebles de madera, ya sean estos nuevos o muy viejos, lo importante es preparar la superficie para lograr que la pintura se adhiera de la forma adecuada.

Para lograrlo hay que lijar el mueble con una lija de grano medio, que nos ayude a eliminar restos de barniz, pintura antigua, manchas y suciedad. Hemos de trabajar lijando en el sentido de la veta de la madera, para evitar marcas. De esta forma, conseguiremos una superficie regular y suave al tacto.

En caso de que el mueble en cuestión sea muy grande, has de pensar en hacerte con una lijadora eléctrica. Si no tienes una en casa, quizá puedas alquilarla en un establecimiento especializado en bricolaje.

Una vez lijado tu mueble, tendrás que limpiarlo con un paño húmedo para eliminar los restos de polvo.

Imprimar, ¿sí o no?

Fuente: Farrow&Ball

Si bien hace algunos años nadie cuestionaba la importancia de aplicar una buena imprimación antes de pintar muebles, hoy son muchos lo que se saltan este paso sin que el resultado se vea comprometido. Esto se debe a la calidad de los esmaltes y pinturas actuales, que han mejorado de forma considerable la adherencia a las superficies sobre las que se aplica.

Está, por ejemplo, la famosa chalk paint (también conocida como pintura de tiza) que cuenta entre sus muchas cualidades con la ventaja de adherirse sin problemas a la superficie a pintar, lo que hace posible prescindir del lijado y de la imprimación.

Sin embargo, yo creo que nunca está de más aplicar una capa de imprimación sobre el mueble para conseguir que el resultado sea inmejorable. De esta forma conseguirmos que la pintura se agarre perfectamente a la madera y nos evitaremos tener que aplicar demasiadas capas (con el ahorro que ello supone). Y tampoco se notarán tanto las marcas a la hora de pintar.

Elegir la pintura y acertar

Fuente: Titanlux

Llega el momento de coger la brocha (o el rodillo) y comenzar a pintar el mueble. Para hacerlo, tendrás que elegir antes la pintura más adecuada para cada trabajo. Yo creo que, siempre que sea posible, lo mejore es elegir pintura acrílica. Es más cómoda de utilizar, y las brochas y demás utensilios se limpian con agua, en lugar de tener que usar disolvente.

También es importante escoger pinturas de calidad. Si compras productos baratos y no muy buenos, al final el resultado se resentirá. En cuanto a la manera de aplicarla, elige brocha o rodillo, en función de lo amplia y lisa que sea la superficie del mueble.

La técnica, a examen

Fuente: Titanlux

Quizás seas de los que piensas que para pintar muebles solo tienes que mojar la brocha en pintura y darle arriba y abajo. Pues bien, te equivocas bastante. Es necesario tener algunas cosas muy claras si quieres que tu aventura no termine en desastre.

Acostúmbrate a coger poca cantidad de pintura con la brocha. Recuerda que, en este sentido, menos es más. Así evitarás churretes y la superficie quedará perfecta, lisa y bien cubierta. Es mejor aplicar tres capas de pintura finas, que una o dos muy gruesas.

Otra recomendación a tener en cuenta es dejar secar muy bien la pintura entre capa y capa, y esperar al menos 24 horas después de la capa final.

Termina el trabajo aplicando una capa de barniz incoloro a modo de protección, ya sea mate o satinado (en función de si quieres un acabado más o menos brillante).

Ya ves que pintar muebles es, además de fácil, una manera genial de cambiar la decoración de un espacio. Solo tienes que proponértelo. ¿Te animas?