Cómo limpiar suelos de ladrillos

¿Tienes suelos de ladrillos en casa y no sabes cómo limpiarlo correctamente para que te quede perfecto? Estás en el lugar indicado porque te vamos a explicar los secretos para que te quede un suelo impecable.

Si bien es cierto que parece a primera vista que el ladrillo tiene un mantenimiento fácil a corto plazo, en realidad, a largo plazo es más complicado mantenerlo impecable. Por eso, es necesario que sepas cómo cuidarlo para que esté siempre en perfecto estado.

Tienes que limpiarlo diariamente y barrerlo o aspirarlo para eliminar la suciedad y la arena que pueda tener… sobre todo si lo tienes en una zona exterior de tu hogar. Aunque puede quedar tan bonito que muchas personas lo prefieren incluso para las zonas interiores de su casa.

Cómo limpiar suelos de ladrillos 1

Así que sin importar si lo tienes dentro o fuera de tu hogar, ahora sabrás cómo mantenerlo siempre en perfecto estado… Porque puede que no te des cuenta pero la gravilla que puede haber en el suelo de ladrillo, actúa como un papel de lija y esto hará que se desgaste y se vea feo.

Un suelo de ladrillos desgastado no se ve bonito y tendrías que pulirlo o incluso cambiarlo completamente si ves que se ha estropeado mucho. Por eso, además de barrer o aspirar cada día, es necesario que conozcas algunos trucos para que se mantenga perfecto.

La limpieza semanal

Tendrás que comenzar con una limpieza semanal, barriendo y aspirando cada día, así como fregando el suelo para eliminar la suciedad y las partículas que puedan quedar en la superficie.

Para limpiarlo no hace falta que utilices productos químicos abrasivos que son perjudiciales para ti y para tu familia así como para medio ambiente. Puedes utilizar cualquiera de estos remedios caseros que además de baratos, son muy efectivos para este tipo de suelos:

  • 1 parte de vinagre mezclada con 15 de agua
  • 1 cucharadas de bórax mezclado con 1 litro de agua
  • 1 o 2 cucharadas de bicarbonato de sodio mezclado con un 1 litro y medio de agua

De estos tres remedios caseros escoge el que mejor se adapte a ti y a los productos que tengas en casa, así no tendrás que gastarte dinero. Los resultados son igual de efectivos por cada remedio que te hemos mencionado.

Cómo limpiar suelos de ladrillos 2

Cómo limpiarlo

Sumerge la fregona en la solución casera que has escogido y escúrrelo por completo para que no quede mojado y solo esté húmedo. Las fregonas de microfibra son mucho más efectivas que aquellas de esponja para este tipo de suelos, ya que son más ásperos que otros suelos más convencionales.

Friega el suelo con un movimiento vigoroso hacia delante y hacia atrás para eliminar la grasa, suciedad o cualquier otra mancha que haya quedado atrapada en el suelo. Si lo ves necesario, puedes utilizar un cepillo de cerdas de nailon para que salga mejor la suciedad más rebelde.

Después de haber fregado el suelo, es ideal que pases por el suelo una toalla suave o un paño que esté seco para eliminar el líquido que haya podido quedar entre las grietas. Así evitarás manchas visibles cuando se haya secado el suelo por completo.

Limpiar el polvo

Cuando el suelo de ladrillos nuevo, puede que veas que tienen una capa de polvo fina y pálida que parece salir a la superficie. Esto puede generar un aspecto indeseado y lo peor, que si lo pisas puede manchar otras zonas de tu hogar.

Normalmente este polvo es causado por el uso de ácido muriático al limpiarle ladrillo justo después de su instalación. Si no se elimina bien puede estropear el suelo y que parezca que hay polvo que no se va nunca.

Para solucionar este problema solo tendrás que enjuagar el suelo con agua limpia sin ningún producto una o más veces (las que sean necesarias) hasta que veas que no hay más rastro de este ácido. Puedes hacerlo con una fregona húmeda o con una esponja.

Cómo limpiar suelos de ladrillos 3

Suelos de ladrillo en el exterior

Hasta ahora, te hemos dicho cómo limpiar el suelo de ladrillo para el interior de tu hogar, pero si también lo tienes en el exterior de tu hogar, entonces esto te interesa.

Los suelos de exterior pueden necesitar métodos de limpieza más extremos y puede incluso, que necesites productos comerciales de limpieza que tengan base de sulfato. Otra opción es utilizar una manguera a presión para arrancar con la misma presión del agua la suciedad más incrustada.

Sin embargo, el fregado brusco y el lavado a presión pueden rayar o estropear el ladrillo si no se hace con cuidado. Para evitar esto, lo mejor es usar una boquilla de pulverización plana o en abanico de la manguera y mantener una distancia prudencial del suelo.

Además, es importante que siempre leas con atención las etiquetas de los productos de limpieza que estés utilizando para usarlo correctamente y evitar que el suelo se quede en mal estado solo por un mal uso del producto.