Ideas decorativas para pintar la casa

Aprovecha todo el tiempo que estás pasando en tu hogar para dar una manita de pintura a esa habitación que tienes tan olvidadada. Estas ideas decorativas para pintar la casa te ayudarán a modernizarla y a renovarla de un plumazo, para que esté deslumbrante antes de que lleguen los meses de calor.

Fuente: Jotun

La pintura es una herramienta estética de primer orden que permite, más que ningún otro, poner en práctica un montón de ideas decorativas para pintar la casa. Pero, para empezar bien, lo primero es hacerte con el equipo adecuado: rodillo, brocha para las esquinas, cinta de pintor con la que proteger interruptores, rodapiés, puertas, ventanas, y por último plástico y periódicos para el suelo.

También necesitarás una escalera estable y un cubo con rejilla para hacer las mezclas y escurrir las herramientas. Todo ello lo puedes adquirir fácilmente en las tiendas online de los centros de bricolaje y establecimientos especializados.

Ideas decorativas para pintar la casa, ¿qué producto usar?

Fuente: Pixabay

Para pintar paredes de interior, la pintura plástica es la mejor opción. Se caracteriza porque se disuelve con agua y con ella se limpian los útiles de trabajo. Es un producto que desprende poco olor, de ahí que se pueda permanecer en la casa sin problema mientras la pintura se seca; además, es fácil de aplicar con rodillo o brocha.

Y dos cosas muy importantes: es transpirable y se pueden lavar las superficies pintadas con ella. También el secado es muy rápido.

Muchos colores y tres acabados

Fuente: Maisons du Monde

Hay infinitos tipos de pinturas plásticas, y las destinadas a cocinas y baños tienen una formulación específica para espacios donde se soportan altos niveles de humedad. También encontrarás un abanico enorme de colores y tres acabados posibles: satinado, brillante y mate.

El brillante aporta más luz a los espacios, pero también se notan más los fallos o los brochazos mal dados. El satinado tiene algo de brillo, pero mucho menos, y aguanta estupendamente la suciedad. El mate, por último, es el menos sufrido, ya que se desgasta antes; sin embargo, disimula muy bien las irregularidades de la pared.

Todas las ideas decorativas para pintar la casa que te ofrecemos quedarán de maravilla en cualquiera de estos acabados.

Atrévete con las franjas

Fuente: Bruguer

Pueden transformar un espacio por completo: esta propuesta es el mejor ejemplo. El salón de la casa se ha decorado con una combinación de franjas horizontales en distintos colores y anchos. Para la parte inferior se ha optado por un zócalo que equivale en anchura a tres de ellas y en el tono más claro, para que no “pese”.

Cada color se ha pintado protegiendo el anterior con cinta de carrocero, que delimita cada franja. Se empieza desde arriba abajo procurando que la pintura esté bien escurrida, para que no chorree mucho. El resultado es magnífico.

Pinta con una misma gama paredes y muebles

Fuente: Ikea

Este recurso estético siempre funciona: jugar con distintas tonalidades de color de una misma gama. Elige un color para las paredes, por ejemplo un gris azulado, y pinta los elementos estructurales, como los marcos y puertas, o algún mueble importante con un tono más claro. Lograrás un contraste sutil pero muy bonito y elegante.

Otras ideas decorativas para pintar la casa con colores engamados, es emplear un mismo color pero con distintas intensidades, o con variantes; por ejemplo: azul lavanda, azul verdoso y azul petróleo…

Si eliges una paleta cromática sencilla, en la que haya un color principal y solo uno u otros dos más para crear contraste, logarás ambientes muy tranquilos pero con chispa. Puedes elegir un tono luminoso como fondo principal, como un amarilo suave, y un complementario, como el gris topo, que va muy bien. Combina estos dos para crear bonitos efectos en las paredes y en los muebles.

Delimita un espacio diferenciado

Fuente Bruguer

Es un sistema muy efectivo para diferenciar zonas dentro de una estancia compartida. Pinta una pared de un color diferente al resto y en esa zona instala un rincón de estudio, por ejemplo dentro del dormitorio o el salón. Estarás independizando cada ambiente sin tabiques y elementos que resten espacio real.

O, todavía mejor, pinta la pared en dos tonos, pero sin que el corte entre colores sea limpio, sino más bien irregular. ¡Fíjate qué fácil de hacer y qué divertido!

Buena idea, si tienes techos muy altos

Fuente: Bruguer

No todo van a ser paredes lisas. Si arriesgas un poco y le echas imaginación, verás cómo gana tu salón en belleza, en especial si vives en un dúplex con techos muy altos. Prueba a realizar una composición geométrica con tres colores distintos -dos en la misma gama y diferentes tonos- y un tercero que añada un fuerte contraste. Pinta la pared con un zócalo alto en un color y enmarca el sofá dentro de otro. Para la parte superior de la pared deja el tercero. El resultado es espectacular.