Tips superprácticos para elegir el colchón que más te conviene

De muelles, de viscoelástica, de latex, más o menos firme… Elegir el colchón perfecto para nosotros no es tarea fácil. Y, sin embargo, tomar la decisión de compra adecuada es una de las claves para poder dormir a pierna suelta y así sentirnos bien cada mañana, dispuestos a comernos el mundo. Aquí tienes algunos consejos que te ayudarán.

elegir el colchón
Fuente: H&M Home

Descansar bien por las noches es una de las cosas a las que no podemos ni debemos renunciar. Si dormimos mal y nos levantamos doloridos y con sueño estaremos irascibles y enfadados, no podremos rendir al máximo en el trabajo ni disfrutar de las cosas buenas de cada día. Y un descanso nocturno reparador pasa por saber elegir el colchón en función de nuestras propias necesidades. Así nuestro dormitorio se convertirá en un templo del descanso.

Los expertos dicen, además, que no conviene alargar su vida útil más allá de 10 o 15 años, y eso siempre que lo cuidemos al máximo. Lo ideal es protegerlo con una funda adecuada, airearlo y darle la vuelta de vez en cuando para evitar deformaciones. Si, a pesar de este mantenimiento, ha llegado el momento de cambiar tu colchón, hoy te damos unas cuantas pautas sencillas para que puedas hacerlo sin equivocarte.

Claves útiles para elegir el colchón

elegir el colchón
Fuente: Maisons du Monde

Hay muchos tipos de colchones y no todos han de ser buenos (o malos) para ti. Cada uno de ellos tendrá unas características, en función de su material y diseño. La clave del éxito está en averiguar cuál es el que mejor nos va a nosotros.

Para empezar, es necesario elegir el colchón en función del peso, la estatura y la forma en la que sueles dormir. Un niño pequeño no necesitará el mismo colchón que un adulto, y alguien alto y corpulento tendrá que elegir un colchón más firme que otra persona más bajita y delgada. A mayor peso, más firme ha de ser el colchón. Pero, además, hay otros factores que ayudan a determinar la firmeza, como la postura al dormir o lo agitado que sea el sueño.

El material, un factor clave

elegir el colchón
Fuente: Ikea

¿De muelles? ¿De viscoelástica? ¿Látex? Es normal que te encuentres un poco perdido entre tantas opciones que te ofrece el mercado a la hora de elegir el colchón. Y, como suele ocurrir, cada uno de ellos es adecuado para un tipo de persona.

Fuente: Ikea

Por ejemplo, si te gusta que tu colchón se adapte como un guante a la forma de tu cuerpo y, además, vives en una zona de clima frío y no eres caluroso, un colchón de viscoleástica puede ser ideal para ti. Son firmes pero también moldeables, aunque pueden dar calor. En invierno, junto a las fundas nórdicas, te resultarán más confortables que en verano.

Por otro lado, los colchones de muelles resultan más firmes. Los más novedosos son los de muelles ensacados, que mantienen su firmeza con el paso del tiempo. Otra ventaja de los colchones de muelles es que transpiran muy bien y resultan frescos, por lo que son perfectos para climas calurosos. A la hora de escoger un modelo, verás que tienes distintas opciones a tu alcance: de diferentes grosores, con cara de verano y de invierno, etc.

Fuente: Maisons du Monde

Los colchones de látex son otra opción, aunque ya no tienen tanto auge como experimentaron hace años. Son confortables pero más firmes que los de viscoelástica, y resultan adecuados para personas con algún tipo de alergia respiratoria.

¿Y qué pongo debajo?

Fuente: H&M Home

Elegir la base para tu nuevo colchón también es una tarea en sí misma, ya que no todas sirven para todos los colchones. La elección vendrá determinada por el tipo de material. Puedes escoger un somier de lamas o una base tapizada, aunque siempre teniendo en cuenta el tipo de colchón.

Para los colchones de muelles sirve cualquier base, ya que son transpirables, y los puedes poner sobre bases rígidas tapizadas o somieres de lamas de madera. Los de viscoelástica y los de látex necesitan más ventilación y deben colocarse sobre bases de lamas.

Fuente: Ikea

Otra opción a tener en cuenta son los canapés. Además de servir de base para tu colchón, te ofrecen un espacio extra para guardar que viene de perlas en las casas pequeñas en las que no sobran los armarios. Los hay abatibles, con cajones, de apertura lateral, y de diferentes materiales (madera, tapizados en tela, etc.).

La almohada, el complemento perfecto

Fuente: H&M Home

Hay personas que duermen bien con cualquier almohada, o incluso sin ella, y otras que se la llevan de viaje a todas partes porque sin la suya no son capaces de conciliar el sueño. Sea cual sea tu caso, elegir una almohada adecuada es un factor importante para descansar lo mejor posible.

Opta por un modelo ni demasiado alto ni muy bajo. Lo ideal es que tenga entre 10 y 15 cm de grosor. Si duermes boca abajo tendrás que escogerla más baja, y también si duermes de lado. Si te gusta dormir boca arriba estarás a gusto con una almohada un poco más alta. Decídete por una de viscoelástica. ¡Son supercómodas!