Tips superútiles para decorar dormitorios pequeños

Vivir en una casa pequeña está a la orden del día. De hecho, ¿a quién no le gustaría tener una casa mucho más grande? Sea como sea, hay tácticas de lo más efectivas para decorar con acierto espacios en los que los metros cuadrados brillan por su ausencia. Aquí tienes algunos consejos geniales para darle nueva vida a los dormitorios pequeños.

dormitorios pequeños
Fuente: Pinterest

Aunque el tuyo sea uno de esos dormitorios pequeños que tanto abundan hoy en día, hay muchas ideas para diseñarlo y lograr que parezca más amplio de lo que es. Hemos reunido algunas recomendaciones que pueden ayudarte a multiplicar el espacio.

Elegir el color en los dormitorios pequeños

dormitorios pequeños
Fuente: Anthropologie

Todos sabemos que para que los espacios reducidos parezcan más amplios hemos de apostar por los colores claros y luminosos. Y eso sirve también para los dormitorios pequeños, que lucirán más grandes si los decoras en blanco o en tonos claros. Puede que seas un incondicional del estilo total white, pero si no es así no tienes por qué ponerlo todo en blanco.

La luminosidad del dormitorio no se verá mermada si, en lugar del blanco total, eliges un tono beige, gris perla o blanco roto. El secreto está en hacer prevalecer los colores claros sobre los más intensos u oscuros. Quiere decir que, en lugar de pintar todas las paredes en un azul petróleo o en gris oscuro, es mejor optar por tonos luminosos.

También conviene tener en cuenta que los colores fríos, como el verde o el azul, en sus versiones más claras, son perfectas en dormitorios, gracias a que invitan a la tranquilidad y tiene un gran poder relajante.

dormitorios pequeños
Fuente: Tom Tailor

Paredes y techos, cortinas, muebles… Combina los tonos claros con algunos toques de color y el resultado será mucho más confortable y acogedor. Y eso sirve también para la ropa de cama. Hoy tienes un montón de ideas para elegir. Yo, personalmente, apostaría por la lencería blanca, una solución infalible que resulta elegante y decorativa.

La cama es la estrella

dormitorios pequeños
Fuente: Sophie Allport

Está claro que a todos nos gusta dormir a pierna suelta en una cama grande. Sin embargo, en dormitorios pequeños no conviene pasarse con el tamaño de la cama. Si eliges un modelo demasiado voluminoso puede que te robe casi la totalidad del espacio disponible, y la elección puede convertirse en un grave error.

Las camas estándar miden 135×190 cm., y serán las más adecuadas para habitaciones pequeñas. Piensa que tienes que añadir unos 80 cm a los pies de la cama para poder pasar cómodamente, y que el cabecero se lleva otros 8 o 10 cm.

Fuente: Rauch

Además, entre la cama y las mesillas has de dejar unos 15 cm. Con el metro en la mano y respetando estas medidas, ¿tú crees que podrías poner una cama más grande? ¿Te podrías permitir (en términos de metros cuadrados) una cama un poco más amplia, de 150×200 cm, por ejemplo?

Muebles que encajan bien

Fuente: Pinterest

Como ves, es muy importante tener en cuenta las dimensiones de los muebles antes de encargarlos, porque de lo contrario puedes tener una sorpresa desagradable al ver que todo queda muy abigarrado. Es mejor tomar medidas las veces que sean necesarias.

 

Además, si lo necesitas, puedes optar por muebles de tamaño mini: mesillas estrechas (o, incluso, una pequeña balda sujeta en la pared), armarios de poco fondo con puertas correderas, etc.

En cuanto a los armarios, si tu dormitorio no los tiene empotrados, opta por los modulares, que puedes planificar a tu gusto. Tienes un sinfín de medidas para elegir, por lo que resultan versátiles y muy adecuados para aprovechar el espacio al máximo. Para las puertas, las que menos espacio roban al abrirse y cerrarse son las correderas, que no requieren ángulo de apertura, aunque la accesibilidad del interior es menor.

La luz también amplía

Fuente: Rauch

Los dormitorios pequeños parecen mucho más grandes y espaciosos con la iluminación adecuada. Si no cuenta con demasiada luz natural, lo mejor es elegir un tejido liviano para vestir las ventanas (ya sean cortinas o estores) que la deje pasar en la medida de lo posible. Las telas más opacas es mejor dejarlas para dormitorios muy luminosos.

En cuanto a la iluminación artificial, lo mejor es diseñar una luz tenue y acogedora, que ayude a crear un ambiente relajante. Eso sí, procura que el dormitorio no quede muy oscuro. Puedes poner varios puntos de luz, para ir encendiéndolos o apagándolos según la necesidad del momento.

Fuente: Original BTC

Además de la luz ambiental fijada en el techo, tendrás que distribuir algunas lámparas de sobremesa, por ejemplo, o de pie. O también algún aplique en la pared. Para las bombillas, elígelas de luz cálida, ya que es mucho más acogedora. Y no te olvides de instalar un regulador para elegir la intensidad de la iluminación. Puede ser una gran idea.

Luz, color, espacios… Hay muchas ideas y trucos que funcionan para decorar dormitorios pequeños y conseguir que parezcan más amplios. Solo hay que lanzarse a la aventura. ¡Anímate!