Cómo preparar tu balcón para la primavera

balcon primavera

Si vives en un piso y tienes la suerte de tener un balcón lo más normal es que tengas algunas macetas y plantas colocadas. Sin embargo, con el invierno, muchas se meten dentro o bien las cubrimos para que el frío no haga de las suyas. Y en primavera las «despertamos».

Si estás en ese momento, es perfecto para preparar tu balcón de cara a la primavera. Pero, ¿qué tienes que hacer? Te lo contamos a continuación.

Los primeros pasos de tu balcón para primavera

Teniendo en cuenta que los días empiezan a alargarse (ya no se hace de noche tan pronto) y que además nos va apeteciendo más estar fuera antes que dentro, el balcón puede ser uno de esos lugares. Pero, para ello, tenemos que ponerlo bien.

Así que el primer paso que deberás dar es quitarlo todo.

Sí, exactamente, debes dejar el balcón completamente limpio. De esta manera, no solo te va a servir para limpiar a fondo paredes y suelo, sino que también podrás ver el espacio que tienes disponible.

Eso incluye quitar las macetas, muebles y todo lo que haya en él. Puedes meterlo dentro de casa unas horas (o un par de días) e incluso verificar si su estado es aceptable o debes tirarlo. En el caso de las macetas, límpialas y revisa que las plantas estén bien, si están muertas no te valen.

A continuación, friega el suelo y las paredes. Parece una tontería pero es importante porque así evitarás hongos, ácaros, arañas y otros insectos (y de paso puedes mirar por si hubiera algún avispero, para quitarlo.

No te olvides tampoco de darle a la barandilla que tengas. Incluso es posible que necesite una mano de pintura (ojo, siempre que sea tratada para las inclemencias del tiempo). De esta forma no tendrás que pintar todos los años.

En cuanto se seque, podrás ver el espacio que tienes de balcón y decidir la siguiente estrategia.

Definiendo un espacio para tu balcón

Muchas veces pensamos que los balcones no sirven más que para tender o para tener algunas plantas. Pero aquellos que son grandes (es decir, que puedes salir a ellos y sentarte) son un lugar muy agradable en el que estar.

Eso sí, a la hora de planificar qué vas a poner, tienes que tener en cuenta el espacio y que no se vea demasiado agobiante.

Nuestra sugerencia es que hagas diferentes ambientes. Uno para las plantas, otro de almacenaje y un tercero para disfrutar de tu balcón.

Obviamente, no va a ser posible en todos, por eso, nos vamos a detener en distintas opciones:

Un balcón estrecho y pequeño

balcon pequeno

Hablamos de ese en el que apenas puedes sacar medio cuerpo. Este es más un mirador que otra cosa porque no te permite poner una silla ni mucho menos un sillón.

Pero sí puedes optar por unas macetas. Puedes poner dos, una en cada esquina, para que le den algo de color a ese lugar. ¿Las mejores? Pueden ser trepadoras, para que se enreden por los barrotes de tu barandilla o bien en cascada, para que caigan hacia abajo (en este caso cuidado con los vecinos, que puede acabar entorpeciéndoles a ellos).

Un balcón mediano

En este caso nos referimos a aquel en el que puedes salir y andar unos metros pero poco más. Aquí tienes más espacio, y seguramente una silla o dos te cabrán, por lo que puedes hacer un espacio para una mesa y dos sillas y disfrutar algunas noches de un tentempié, de una buena lectura, etc.

Además, en la otra parte del balcón podrías usar la pared para crear un jardín vertical, o usar la barandilla para poner alrededor algunas macetas.

Cuando tienes espacio de sobra

balcon grande

El último supuesto que hemos pensado es cuando tienes bastante espacio. Aquí sí puedes considerar poner un sofá (que puede ser con almacenamiento extra) e incluso algo de césped artificial en el suelo.

En las paredes podrías poner tu jardín vertical y algunas plantas en la barandilla (incluso podrías poner trepadoras y que te cubran la zona de la baranda para que, cuando estés sentado o tumbado, no te puedan ver.

Elige los muebles

A la hora de comprar muebles debes tener en cuenta lo que hemos dicho antes. Solo podrás ponerlos en el caso de tener un balcón mediano o grande. Pero no en el pequeño. En ese no caben, por mucho que quieras.

Para ello, te recomendamos que midas el espacio que quieres destinar a los muebles para ir con esas medidas a comprarlos y evitar traer uno más grande de lo normal. Si no tienes muchos huecos, puedes optar por muebles con almacenamiento, que serán más prácticos.

Eso sí, a la hora de escoger cualquier, cerciórate de que esté tratado contra las inclemencias del tiempo, ya sea el sol, el frío, la lluvia… De esta forma la inversión que hagas no va a ser tanta si logras que te duren varios años.

Como ves, preparar un balcón para la primavera y el verano no es difícil, solo tienes que tener una guía de qué debes hacer para que todo quede perfecto para disfrutar de ese lugar.

Ir arriba