Qué debes tener en cuenta antes de comprar una silla de oficina

Si estás pensando en comprar una silla para tu oficina, no tienes que aceptar cualquier tipo de silla. Considera comprar la mejor silla de oficina para ti, por lo que, si a un vecino le va bien una silla de oficina en concreto, no significa que esa silla tenga que ser una buena idea para ti… ¡tienes que encontrar la que se ajuste a tus necesidades individuales!

Tienes que encontrar una silla de oficina que no afecte a tu salud y que puedas hacer tu trabajo con absoluta comodidad. ¡Tu espalda tiene que estar a salvo durante todas las horas que tienes que estar sentado en ella! A continuación vamos a comentarte algunas de las características que debes buscar cuando vayas a comprar una silla de oficina.

Altura ajustable

Tu silla debería poder ajustarte a la altura adecuada. Para una mejor comodidad deberás estar sentado de manera que tus muslos estén horizontales con el suelo y que tus pies estén en el suelo bien apoyados. Busca una silla que tenga una palanca o un ajuste automático que te permita subir o bajar dependiendo de las necesidades que tengas.

Respaldos ajustables

Los respaldos ajustables también son necesarios para una buena silla de oficina. En este sentido, deberías poder colocar tu respaldo de una manera que se adapte a la tarea que tienes encomendada. Si el respaldo está sujeto al asiento, deberías poder moverlo hacia adelante o hacia atrás.

También es buena idea que tenga un sistema de bloqueo que mantenga el respaldo en su lugar y que tu espalda esté bien posicionada cuando encuentres la postura que es adecuada para ti. ¡Sentirás gran comodidad con una silla con respaldo reclinable!

Comprueba que tenga un buen soporte lumbar

Un respaldo contorneando en una silla de oficina le dará a tu espalda la comodidad y el apoyo que necesitas. Tienes que elegir una silla de oficina que se adapte al contorno natural de tu columna vertebral.

Cualquier silla de oficina que valga la pena comprar ofrecerá un buen soporte lumbar, si no la encuentras es porque no será buena para ti. Tu espalda baja debe estar apoyada de tal manera que esté ligeramente arqueada todo el tiempo para que no se caiga a medida que avanza el día.

Es mejor probar esta función para obtener soporte lumbar en el punto que lo necesites. Un buen soporte lumbar es esencial para minimizar la tensión o compresión en los discos lumbares de la columna.

Asiento profundo y ancho

El asiento de la silla de tu oficina debe ser lo suficientemente ancho y profundo para que puedas sentarte cómodamente. Lo ideal es que busques un asiento profundo si eres alto y uno menos profundo si no eres tan alto. Lo mejor es que te puedas sentar con la espalda contra el respaldo y tener las piernas bien posicionadas y la zona lumbar bien protegida todo el tiempo. Recuerda que la inclinación en la silla es importante todo el tiempo para ajustar tu comodidad.

Material transitable y suficientemente acolchado

Escoge un material que permita que tu cuerpo respire, esto es cómodo cuando te sientas en la silla de la oficina durante períodos prolongados. La tela es una buena opción, pero muchos materiales nuevos también ofrecen esta característica.

El acolchado debe ser cómodo para sentarte y es mejor evitar un asiento que sea demasiado blando o demasiado duro. Una superficie dura será dolorosa después de un par de horas y una blanda no ofrecerá suficiente soporte.

Consigue una silla con reposabrazos

Consigue una silla de oficina con reposabrazos para aliviar un poco la tensión del cuello y los hombros. Los reposabrazos también deben ser ajustables, para permitirte colocarlos de manera que tus brazos descansen cómodamente y, al mismo tiempo, hacer que sea menos probable que te encorves.

Controles fáciles de ajustar

Debes asegurarte de que puedas acceder a todos los controles de ajuste de la silla de oficina desde una posición sentada. No deberías esforzarte para llegar a ellos. Debes poder inclinarte, subir o bajar, o girar desde una posición sentada. Es más fácil obtener la altura y la inclinación correctas si ya estás sentado. Te acostumbrarás tanto a ajustar la silla que no tendrás que hacer un esfuerzo consciente para hacerlo.

Ruedas giratorias

Con las ruedas giratorias puedes facilitar mucho tu movimiento. La capacidad de moverse en la silla te suma utilidad y comodidad. Deberías poder rotar fácilmente la silla para que puedas llegar a diferentes lugares en tu área de trabajo para una máxima eficiencia.

Las ruedas te dan una fácil movilidad, pero tienes que asegurarte de obtener las adecuadas para tu suelo. Elige una silla con ruedas diseñada para que no se dañe tu sueño ya sea una alfombra, una superficie dura o una combinación de ambas. Si tienes uno que no está diseñado para tu suelo, puede ser una buena idea invertir en un tapete para sillas.