Renovar tus ventanas para aislar bien la casa

Esta primavera es un buen momento para renovar tus ventanas y elegir el modelo que más se adapte a tus necesidades. Puedes ahorrar hasta el 65 % de energía, lo que se reflejará no solo en un consumo más eficiente, sino también en una reducción importante de los gastos domésticos mensuales.

renovar tus ventanas
Fuente: English Blinds

Es una de las inversiones económicas más importantes y una de las mayores reformas en el hogar. Por eso, antes de renovar tus ventanas para aislar bien la casa, debes informarte al detalle sobre los tipos de materiales y carpinterías existentes, clases de apertura y cristales más adecuados.

Claves para renovar tus ventanas y acertar

renovar tus ventanas
Fuente: English Blinds

Hay muchos factores que influyen en la elección de un cerramiento. No solo debes tener en cuenta el lugar geográfico en el que se encuentre la vivienda (en la montaña, en la playa). La orientación al renovar tus ventanas también es importante: las que dan al norte no reciben tanto calor como las orientadas al sur, y esto es bueno valorarlo al optar por el tipo de cristales.

El estilo decorativo de los interiores y la normativa existente en la comunidad de vecinos en cuanto a la estética de la fachada serán asimismo factores de peso. Y algo fundamental: resulta básico contar con una buena empresa y con profesionales homologados que orienten y ayuden a solucionar los problemas que puede plantear la instalación.

Materiales y carpinterías, cómo elegirlos

renovar tus ventanas
Fuente: Ventanas San Miguel

Para renovar tus ventanas, puedes optar por aluminio, PVC o madera. En cuanto la calidad de los perfiles, cuanto más gruesos, mejor. Otro elemento eficaz es el cierre perimetral multipunto, accionado al mover la manilla de la ventana, que permite un mayor hermetismo. Antes de decantarte por un tipo de carpintería u otro, toma nota de las características de cada uno de los materiales:

    • El aluminio es imperecedero e inalterable, pero, en contrapartida, resulta un buen trasmisor del frío y el calor. De ahí que las nuevas carpinterías de aluminio estén fabricadas con perfiles adaptados para evitar el “salto” entre la temperatura exterior y la interior. Es decir, van dotados con rotura de puente térmico (rpt). En los cerramientas que no tienen rpt el aislamiento es muy inferior.
Fuente: Lights4fun
    • El PVC ofrece gran capacidad de aislamiento, gracias a que su conductividad térmica es casi nula. Los cerramientos construidos con este material son resistentes y no se deforman o decoloran, ofreciendo tantas ventajas como las buenas carpinterías de aluminio. El perfil de PVC, además, no condensa la humedad, aunque esta sí puede aparecer en el cristal.
Fuente: Shutters stock
    • La madera es un material muy bello y buen aislante, pero también más delicado que los otros dos. El desarrollo de las nuevas tecnologías ha dado como resultado carpinterías de madera protegidas por lasures y con apenas problemas de dilatación. Por su calidez y estética, las ventanas de madera son modelos muy indicados para casas en el campo o en la montaña.

Aperturas y puntos de fuga

Fuente: Technal

Escoger un tipo de apertura adecuado garantiza una mayor estanqueidad de la ventana, aunque esta decisión a menudo depende del espacio disponible. Los modelos practicables (batientes y oscilobatientes) son más herméticos que los diseños correderos.

Sin embargo, estos últimos resultan muy útiles en grandes cristaleras, que de otra manera ocuparían un gran giro de apertura. También es esencial la correcta instalación de la ventana en la fachada, que deberá estar aislada con espumas térmicas, para rematar y mejorar la unión del perfil con el muro exterior y la pared interior.

Ojo asimismo con otros elementos muy olvidados a través de los que se producen un alto porcentaje de pérdidas energéticas, como los cajones de las persianas y las propias persianas, que deben ser de calidad, para que el cerramiento ofrezca eficacia.

Infinidad de acabados

Fuente: Pixabay

Existe una gran variedad de colores y terminaciones, tanto en el caso de carpinterías de PVC como de aluminio: blanco, azul, rojo, negro… colores estándar o ral, texturizados, con imitación madera, etc.

Si prefieres una carpintería mixta, aluminio en el exterior y madera natural en el interior, por ejmplo, podrás adaptar tus ventanas a todos los estilos y espacios: clásicos, rústicos o contemporáneos.

Los cristales son muy importantes

Fuente: Pixabay, Joshua_seajw92

A la hora de renovar tus ventanas resulta básico seleccionar un buen perfil, pero no lo es menos escoger el acristalamiento adecuado. El doble cristal reduce el paso de la temperatura exterior al interior, gracias a una cámara intermedia entre las láminas de vidrio, que se rellena de aire o de gases nobles.

Los vidrios con cámara pueden estar dotados también de otras prestaciones añadidas, como aislamiento acústico reforzado, control solar, baja emisividad, etc. El grosor de los vidrios afecta más al aislamiento térmico que al acústico. Para saber cuál es dicho espesor, este se suele presentar con una relación de tres cifras, por ejemplo, 6-16-4, que indica en milímetros el grosor del vidrio exterior, el de la cámara de aire y el del vidrio interior respectivamente.

Es recomendable colocar ventanas con vidrios de diferentes espesores, siendo siempre el de fuera mayor que el de dentro, con el fin de reforzar y atenuar los ruidos que vienen de la calle.

Ten en cuenta estos consejos al renovar tus ventanas para aislar bien tu casa: con unos buenos cerramientos minimizarás el consumo energético, y ello se traduce en una vivienda más eficiente y sostenible.