Trucos para tener la mejor iluminación de jardín de tu calle

iluminacion jardin
Fuente: pixabay

Si vives en una casa con jardín, seguro que en esta época del año empiezas a adecentarlo para crear un espacio que puedas utilizar tanto por el día como por la noche. Teniendo en cuenta que las altas temperaturas están a la orden del día, lo más normal es que tu jardín se convierta en tu segundo salón. Pero, para conseguirlo, es muy necesario que utilices una buena iluminación.

Si no sabes cómo hacerlo, o siempre has recurrido a lo de siempre, a continuación te vamos a dar algunos trucos de iluminación de jardín para convertir a tu casa en la mejor de toda la calle. Seguro que serás la envidia de todos los demás.

Iluminación de jardín: las claves a tener en cuenta

iluminacion jardin
Fuente: pixabay

A la hora de iluminar un jardín, no solo debes pensar en hacerlo de manera funcional. Sí, sabemos que ese es el objetivo, pero en realidad necesitamos ir un poco más allá, y tienes que verlo como una forma de decoración. Por eso, la iluminación ahora no se queda solo en unas bombillas o lámparas y ya está. Ahora se necesita crear ambiente, hacer que ese espacio sea mágico y te haga sentirte bien en el lugar.

Por supuesto, además de la iluminación, tendrás que poner algunos objetos que eviten los molestos insectos (ya sabes que muchos se sienten atraídos por la luz) pero eso no sería mucho problema.

Ahora bien, ¿qué opciones de iluminación de jardín tienes?

Guirnaldas de luces

Si tienes un árbol, arbusto o similar, y quieres crear un ambiente con encanto, entonces una de las mejores opciones que tienes es la de las guirnaldas de luces. Se trata de una cadeneta con bombillas que se cuelgan para dar una iluminación algo más general.

Te recomendamos que las pongas en los árboles, en los tejados de pérgolas o de toldos, etc. ya que, de este modo, conseguirás un buen efecto lumínico.

Lámparas de suspensión o lámparas de pie

Otra de las opciones de iluminación de jardín a tener en cuenta son estas. Son luces que te van a permitir ver ya que emiten una iluminación general y pueden iluminar zonas concretas como la barbacoa, la mesa en la que coméis, el porche…

No son demasiado «invasivas» en cuanto a dar una luz demasiado fuerte, pero sí se integran bien y hacer que el espacio quede muy cálido, que den ganas de quedarse ahí por un largo tiempo.

Balizas, luces de guía, farolas…

En caso de que tengas un jardín grande, es importante que este quede bien iluminado a la hora de caminar para evitar accidentes. Por eso, tienes que optar por lámparas que permitan iluminar el camino conforme pases por esa zona.

Existen en el mercado múltiples opciones en esto, desde las farolas (altas o bajas) a balizas, piedras que son luminarias, etc. ¿Las mejores? Dependerá de tu jardín y de lo que necesites que se ilumine el lugar. Normalmente se opta por luces que iluminen hacia abajo, ya que lo que se quiere es que el camino quede señalizado, pero también puede ir bien alguna luz a media altura o incluso alta si el espacio por el que se camina es bastante amplio.

Busca un equilibrio

iluminacion jardin
Fuente: pixabay

Después de todo lo anterior, está claro que tener solo un tipo de iluminación no es suficiente. Para que un jardín sea práctico y funcional, necesitas que este tenga varios tipos de iluminación, en base a lo que vayas a necesitar en cada momento.

Por eso, es importante que no te dejes zonas oscuras, o demasiado iluminadas, porque eso lo único que hará es que delimites tu jardín por «zonas seguras» y «zonas incómodas».

Para conseguirlo, debes tener en cuenta las dimensiones del jardín, las zonas que sí puedes usar y las que no, y en cada una colocar la iluminación que más te convenga.

Destaca algunos elementos

Ahora que tienes la iluminación equilibrada, te vamos a dar un truco más: destacar algunos elementos. Sí, además de esas luces que has puesto y con las que has conseguido un buen resultado, para obtener uno mejor y además dar una sensación más profesional, es importante que les des protagonismo a esas piezas de tu jardín que pueden destacar.

Hablamos, por ejemplo, de una piscina, de una fuente, o incluso de una parte de la fachada de tu casa. Aunque no lo creas, influye en el resultado final porque estarás creando un efecto visual con la luz que inevitablemente te hará mirar a ese lugar.

Imagina una piscina sin iluminación y otra con lámparas flotantes, ¿a que la segunda opción te atrae más? Pues de eso se trata.

Luces a varias alturas

Cuando estás en un jardín lo normal es que estés sentado con los invitados. Pero estos no llegan, se sientan y ya está. Muchos se levantan, caminan por el jardín, etc.

¿Qué queremos decir con ello? Pues que es importante que coloques luces a distintas alturas, por encima de la cabeza, a una altura de los ojos, a media altura y bajas. De esta forma, no dejarás sombras y quedará todo la zona bien iluminada.

El objetivo es que se sienta el espacio cómodo, que se pueda utilizar sin miedo a tropezarse o a crear sombras que hagan que uno esté incómodo.