Claves para poner a punto tu piscina y disfrutarla a tope este verano

Si eres de los afortunados que cuentan con una piscina en el jardín, seguro que esta se convierte en el lugar más importante de la casa en verano. ¡Y con razón! No se me ocurre mejor plan para las tardes veraniegas que un buen chapuzón. Eso sí, antes has de preocuparte de prepararla para los primeros días de calor. Si no lo has hecho todavía, es el momento de poner tu piscina a punto.

piscina
Fuente: Desjoyaux Piscinas

No importa si es más pequeña o más grande. Tener una piscina en el jardín de  casa es todo un lujo para ti y para tu familia. Los niños la disfrutan a lo grande y a los mayores también nos depara momentos únicos con la familia o los amigos. Eso sí, para que todo vaya bien la piscina requiere un mínimo esfuerzo a la hora de cuidarla y mantenerla.

Y lo primero que tienes que hacer es impiarla para que esté perfecta cuando llegue el momento de inaugurarla. Hoy te vamos a contar algunas claves que has de seguir a la hora de preparar tu piscina para la nueva temporada de baño.

¿Cómo está tu piscina después del invierno?

piscina
Fuente: Rosa Gres

Si cuando el verano pasado tocó a su fin y llegó el momento de cerrar la piscina no tuviste la precaución de prepararla (lo que se conoce como hacer el invernaje), lo más seguro es que el agua se haya echado a perder y que tu piscina esté bastante sucia. Sin embargo, no debes preocuparte demasiado. Todo puede remediarse con una buena limpieza.

Lo más probable, en este caso, será que tendrás que vaciar la piscina y cambiar el agua. Si le añades los productos adecuados a la hora de cerrarla en invierno, el agua puede durar en perfectas condiciones de 4 a 6 temporadas.

Una limpieza a fondo para la piscina

Fuente: Desjoyaux Piscinas

Después de vaciarla completamente tendrás que limpiar concienzudamente las paredes y el fondo. Si está muy sucia, tendrás que usar un producto desincrustante y frotar con un cepillo. Lo más importante es elegir el producto adecuado al material del que está fabricada tu piscina (gresite, liner, poliéster, etc.). Después tendrás que aclarar bien con agua.

El siguiente paso consiste en limpiar el sistema de filtrado de tu piscina. Tendrás que limpiar cada elemento de la depuradora con agua a presión, para eliminar el polvo y la arena que puedan tener.

Revisa también el resto de accesorios y complementos: las luces, las escalerillas, trampolines, etc. Asegúrate que no están deteriorados y límpialos para dejarlos perfectos. Ahora ya puedes volver a llenar la piscina de agua.

Nadar en agua limpia y saludable

Fuente: Leroy Merlin

Además de estar limpia y desinfectada, el agua de la piscina debe tener un pH adecuado. De lo contrario, puede ser perjudicial para la salud de nuestra piel y nuestros ojos, y puede ocurrir que el cloro deje de cumplir su función desinfectante.

Es importante que el pH del agua esté entre el 7,2 y el 7,6. Para controlarlo dentro de esos parámetros hemos de medirlo de forma frecuente y ajustarlo en función de las necesidades.

Si el pH del agua está demasiado alto, el cloro dejará de actuar de forma eficaz, el agua podría volverse turbia y podrían aparecer algas y otros microorganismos. Tendremos que bajarlo añadiendo al agua un reductor de pH en la medida adecuada.

Si está bajo, el cloro se eliminará demasiado rápido y necesitaremos añadir una dosis más alta al agua, que podría producir irritaciones en los ojos y la piel de los bañistas. Será necesario, en este caso, poner a la piscina un producto elevador de pH.

Un buen tratamiento de choque

Fuente: Leroy Merlin

Elegir el cloro para mantener el agua de la piscina perfectamente limpia y apta para el baño es una gran idea, aunque conlleva una serie de tareas que no deberás dejar a un lado. Para empezar, una vez llena de agua la piscina y regulado el pH, tendrás que añadir el cloro. Mejor elige un cloro de disolución rápida al principio, capaz de actuar de forma inmediata y radical.

Los siguientes pasos consistirán en añadir al agua dos productos muy necesarios: un antialgas, que evite la aparición de estos desagradables elementos verdes que pueden dar al traste con tus baños en la piscina; y un floculante, para lograr que el agua permanezca transparente. Consigue que las pequeñas partículas que puedan flotar en el agua se unan y vayan a parar al sistema de filtrado.

Limpieza con cloro

Aunque sea un tratamiento adecuado para limpiar el agua de tu piscina, el cloro no deja de ser una sustancia química que hay que tratar con precaución. El nivel de cloro ha de estar entre1 y 1,5 mg/l. Es fundamental seguir las instrucciones del fabricante a la hora de realizar la cloración del agua de la piscina. Así pondrás la dosis adecuada en función del volumen de agua a desinfectar.

También es necesario tener en cuenta cómo y cuándo vas a realizar el mantenimiento de la piscina. El mejor momento para conectar la depuradora y administrar al agua los tratamientos necesarios será por la noche, cuando la piscina no se esté usando.

Aunque pueda parecer que la puesta a punto y el mantenimiento de la piscina es algo muy complicado, en realidad no es así. Basta con aprender los procedimientos y repetirlos con atención. En poco tiempo, tendrás el tema más que controlado y podrás disfrutar de tu piscina y de las zonas de exterior durante todo el verano.