5 elementos básicos para decorar la cama que no te pueden faltar

5 elementos básicos para decorar la cama que no te pueden faltar

Imagina tu habitación. Como sabes, siendo un dormitorio, el centro de todo se rige por la cama. ¿Cómo la tienes decorada? Hay algunos que simplemente la dejan hecha y ya está; otros se esmeran un poco más con la decoración.

Sin embargo, es posible que no sepas que hay algunos elementos básicos que son básicos para decorar la cama. ¿Quieres saber cuáles son? ¿Y todo lo que puedes hacer con ellos? A continuación te damos las claves para que tu cama no solo sea el lugar donde duermes, sino el elemento principal de tu habitación (y bien merecido).

Cojines

Lo sabemos. Eso de irnos a acostar y tener que quitar cojines de la cama, para después por la mañana volverlos a poner es un engorro en mayúsculas. Pero si quieres que tu dormitorio tenga estilo los cojines son un elemento básico en su decoración y hará que se vea como la de un profesional.

Si no, ¿por qué iban a usarlo en muchos hoteles de cuatro y cinco estrellas? Porque visten las camas.

A la hora de escogerlos, si eres de los que no les gusta estar poniendo y quitando puedes optar por uno solo, grande, aunque el ideal serían 3 (uno grande y dos pequeños). Apuesta por diseños que vayan acorde con los de tu decoración. Por ejemplo, si has pintado la habitación en azul, podrías optar por cojines que simulen el cielo con nubes blancas; o bien dar contraste con un amarillo.

Manta

elementos basicos cama

Otro de los elementos para decorar la cama es la manta. Eso sí, no vamos a colocarla extendida sobre la colcha o edredón, porque entonces estaríamos ocultando una parte de la decoración de la cama. En este caso, la manta debe quedar a los pies, doblada y dejando ver su diseño, si lo tiene, pero al mismo tiempo el contraste que tiene con la colcha o el edredón.

Si eres de los que le gustan los detalles, en lugar de dejarla doblada y echada sobre los pies de la cama, podrías crear con ella alguna forma como levantar las esquinas creando una pieza geométrica, o colocándola para que contraste mejor con la cama.

Sábanas

Aunque las sábanas son algo que no se ve cuando la cama está hecha, sí que las verás en el momento en que deshagas la cama. Sí, son un elemento más íntimo y para disfrute personal, pero tienes que prestar atención a este.

Algunos prefieren usar distintas sábanas según sea invierno o verano, porque son más calurosos o frioleros; otros, en cambio, usan solo las sábanas de tela sin más durante todo el año.

Lo que sí debes tener en cuenta es que necesitarás al menos dos pares de sábanas. ¿Por qué dos? Pues debido a que se recomienda cambiar las sábanas una vez a la semana y necesitarás tener una muda mientras las otras se están lavando, sobre todo en la época de más frío que tardan más tiempo en secarse.

Colcha o edredón

decoracion cama

El siguiente elemento al que debes prestar atención es a la colcha o edredón. Esta ha de ir acorde con los cojines que tengas para la cama, pero también, si es posible, con las sábanas e incluso con el cabecero y la decoración en general de la habitación.

Un pequeño truco de muchos es usar un color que contraste con las cortinas del dormitorio, ya que así ambas tonalidades van a compenetrarse y será lo que más destaque.

Cabecero

Terminamos este listado de elementos básicos para decorar la cama con el cabecero. Hace unos años el cabecero empezó a no ser necesario, y muchos lo quitaron. Sin embargo, lo cierto es que ha vuelto, y con fuerza. Así que si no tienes, ya estás tardando en poner uno.

Pero antes de que te lances a una compra compulsiva conviene que tomes nota de cómo debería ser el cabecero, ya que muchas veces se cometen errores en este sentido. En general, tienes que fijarte:

  • En el tamaño de la cama. Es muy importante que el cabecero sea igual de grande que la cama. Si lo pones más grande, parecerá que no has tenido presupuesto para comprar una cama adecuada; y si lo pones más pequeño entonces se verá ridículo. ¿Quiere decir que debes comprarlo alto y ancho? No. El ancho es donde tienes que fijarte. Por ejemplo, si tu cama es de 135cm, el cabecero tiene que medir de ancho eso, pero de alto puede ser más o menos alto, o colgarlo a más o menos altura.
  • Tipo de material. Cabeceros hay de muchos tipos, desde madera, de fibras naturales (ahora mismo son los que están en tendencia), de hierro, tapizado o incluso hecho a mano (con puertas, palets, etc.). Tienes que escoger el material que vaya mejor con tu personalidad y también con tu dormitorio para acertar seguro.
  • Accesorios en el cabecero. ¿Sabes que hay cabeceros que vienen ya con un estante? ¿Y otros que vienen con sistemas para cargar móviles o para que puedas ponerlos ahí mientras estás en la cama? Pues sí. Son opciones que pueden venir bien pero, cuidado, porque si quieres usar el cabecero para apoyarte en él y leer un rato, o simplemente hablar con tu pareja, puede ser incómodo.

Ahora que tienes más claros los elementos básicos para tu cama, ¿has pensado si lo cumples todo? ¿Qué te faltaría?

Ir arriba